Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Quince portadas de discos censuradas en los muy democráticos Estados Unidos

11 Nov 2019
Comentarios

Compartir: facebook twitter meneame

Iñaki Berazaluce

Recientemente hicimos una inmersión en el fértil territorio de la censura franquista, dando un repaso a una nutrida colección de portadas de discos que quedaron mutiladas por las tijeras de la dictadura. Pero la censura no es privativa de las dictaduras, sino que ha sido y aun es ejercida democracias tan asentadas y ejemplares como, ejem, Estados Unidos.

Desde los años 60 hasta la actualidad son docenas las portadas de discos que no han pasado el filtro del “buen gusto”, por motivos tan peregrinos como mostrar un inodoro o exhibir más cantidad de carne de la que puede tolerar el espectador medio sin ponerse berraco. No podemos olvidar que EE.UU. fue fundada por puritanos llegados de Europa para fundar un país libre de los vicios y pecados del Viejo Continente. Con la Iglesia (protestante) hemos topado, querido Sancho.

The Mamas and the Papas, ‘If You Can Believe Your Eyes and Ears’ (1966)

En la portada original del disco, los cuatro miembros del grupo aparecían metidos en una bañera (castamente vestidos, eso sí), junto al inevitable inodoro que suele acompañar a ésta en un cuarto de baño. Pero resulta que el inodoro era un tabú, así que fue tapado con una caja de texto y posteriormente borrado de la portada para siempre.

The Beatles, ‘Yesterday and Today’ (1966)

La portada del disco de los cuatro de Liverpool pretendía ser una protesta contra la guerra del Vietnam y, vista ahora, resulta bastante naif, pero en su momento levantó tanta controversia en EE.UU. que la compañía discográfica, Capitol, tuvo que recuperar las 750.000 copias de las tiendas y volverlas a empaquetar con una cándida foto de los Beatles alrededor de un baúl.

Rolling Stones, ‘Beggars Banquet’ (1968)

De nuevo un váter se topó con las resistencias de la industria discográfica. Una vez más, eran unos asilvestrados ingleses -The Rolling Stones- quienes se tomaban la licencia de incluir el vergonzante sanitario (por cierto, de un concesionario de Porsche en Los Angeles) en la portada de ‘El banquete de los mendigos’. La portada fue reemplazada con una portada en blanco que simulaba un invitación formal y la original no vio la luz hasta bien entrados los años 80, según relata Rolling Stone.

John Lennon, ‘Two Virgins’ (1968)

La culpa de todo la tiene Yoko Ono. Puede que John Lennon en pelotas no resulte ofensivo, pero lo de su esposa clama al cielo. La portada no se prohibió pero, en un alarde de buen gusto, se vendió envuelta en una funda que ocultaba las partes pudendas de estos dos, ejem, vírgenes.

Blind Faith, ‘Blind Faith’ (1969)

Aquí ya hablamos de palabras mayores: la portada del supergrupo de Eric Clapton y Steve Winwood posiblemente tampoco hubiese pasado la criba hoy día. En la portada original aparecía una niña de 11 años con sus incipientes pechos al aire, una indecencia que causó un auténtico terremoto en la América de la época. A la modelo original, Mariora Goschen le prometieron un caballo por posar pero se tuvo que conformar con 40 libras esterlinas.

Alice Cooper, ‘Love It to Death’ (1971)

Alice Cooper tuvo que retirar su gamberra portada de ‘Love It to Death’ por una broma que no hizo gracia a los bienpensantes censores de la época: Alice Cooper, el cantante propiamente dicho, salía enseñaba su dedo pulgar a la altura de la bragueta, haciendo parecer que le colgaba la pija. Por este simpático detalle, su brazo derecho fue difuminado en la versión “decente” del disco.

David Bowie, ‘Diamond Dogs’ (1974)

En la portada, Bowie aparece con el torno desnudo, pintado por los pinceles del artista belga Guy Peellaert, pero al abrir el álbum, se despliega la provocación del genio de Brixton: un cuerpo de perro con un enorme pene, que fue convenientemente oscurecido en la versión que llegó a las tiendas de la puritana América.

Roxy Music, ‘Country Life’ (1974)

En 1974, Franco agonizaba en España y podía haberla diñado antes de ver la portada del ‘Country Life’ de Roxy Music, con dos modelos como de catálogo de VENCA. Los censores norteamericanos consideraron, con buen criterio, que el fondo de pino era la parte más relevante de la carátula.

Scorpions, ‘Lovedrive’ (1979)

Scorpins ya se había topado con la censura americana en 1976, cuando la provocativa portada de ‘Virgin Killer’ no pasó la criba, y volvió a chocar tres años después, con la inquietante imagen de una mujer con pecho-chicle y su acompañante sobón.

Bon Jovi, ‘Slippery When Wet’ (1986)

Nuestro querido Bon Jovi se las tuvo que ver con la estrechez de miras de los censores bien entrados los años 80. La portada original representaba a una modelo con una camiseta empapada con el título del disco, mientras la que vio la luz mostraba un vidrio mojado como el en el que escribían Los Secretos.

Poison, ‘Open Up and Say… Ahh!’ (1988)

A Poison se les podía haber censurado su complicidad en el agujero de ozono en los ochenta, dada la cantidad de laca que debían de gastar estas ‘Nancys rubias’ del heavy de pastel. Pero no: los que pusieron el grito en el cielo fueron los cristianos estadounidenses al ver ¡un diablo! en la portada de su disco de 1988. ¡Vade retro!

Jane’s Adiction, ‘Ritual de lo habitual’ (1990)

La portada original es un diseño del cantante de la banda, Perry Farrell, en el que aparecen tres figuras de yeso desnudas, en lo que parece ser un trío de muñecas. Ante la evidencia de que el disco no iba a pasar los filtros de la decencia, la banda optó por una portada en blanco con un recordatorio de la libertad de expresión que garantiza, con excepciones, la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU.

The Black Crowes, ‘Amorica’ (1994)

Lo que hace unos mechón rebelde de bello púbico. La célebre portada de los Black Crowes pasó de mostrar la parte de abajo de un bikini a un enigmático triángulo sobre fondo negro. Apoteósico.

The Coup, ‘Party Music’ (2001)

Un grupo ignoto con una idea profética. El diseño del álbum es anterior a los ataques del 11-S pero el disco salió el 6 de noviembre de 2001, cuando aún no se había asentado el polvo de las Torres Gemelas. Por motivos obvios la discográfica reemplazó la foto de portada por la de un inocente cóctel.

Sky Ferreira, ‘Night Time, My Time’ (2013)

Un pezón. Eso es lo único que se interpuso entre la portada y sus seguidores en el disco de debut de la cantante Sky Ferreira, que es quien posa en la foto para la cámara de Gaspar Noé. En la versión final para iTunes y otras plataformas, el controvertido pezón desaparece por arte de birlibirloque.

Con información de Rolling Stone, Bill Board, Strambotic y Tone Deaf.

¡Síguenos en Facetrambotic y en Twitterbotic!

En otro orden de cosas:

¿Cuántas hostias tendrías que comerte para engullir un Jesucristo entero?

¿Eres tan duro como ellos? Diez fotos del  metal que dan vergüenza ajena

Etiquetas: , , ,