Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Condenan a un cirujano por dejar su firma en el hígado trasplantado de dos pacientes

13 Ene 2018

Iñaki Berazaluce

Foto de archivo de un trasplante de hígado. Imagen: Gobierno de Aragón.

Si los albañiles tratan de pasar a la posteridad dejando un garabato en el cemento fresco de la obra, el cirujano orgulloso de su trabajo no puede por menos que estampar la firma en un trasplante hecho con finura.

Esto debió de concluir Simon Bramhall, cirujano inglés de 53 años, que remató sendos trasplantes de hígado estampando sus iniciales en los respectivos hígados de dos pacientes. El galeno utilizó un láser de argón para dibujar las letras “SB” en los hígados recién trasplantados a dos pacientes durante 2013. Total, ahí nadie lo va a ver, debió de pensar el tunante.

Craso error. Un segundo cirujano descubrió una de las firmas -de unos cuatro centímetros de tamaño- en una revisión posterior y tomó una foto con su teléfono movil. Esta imagen fue utilizada como prueba en el juicio que Bramhall acaba de tener en el Reino Unido y por el que ha sido condenado a pagar una multa de 10.000 libras y a cumplir 120 horas de trabajos comunitarios.

Durante el juicio, el cirujano reconoció que el gesto fue una “tontería” con la que pretendía “reducir la tensión en el teatro de operaciones”, siendo la rúbrica totalmente inocua para el paciente. El láser de argón, que se utiliza para cauterizar las heridas en órganos internos, no afecta al funcionamiento del órgano y las cicatrices desaparecen por sí solas con el paso del tiempo. [» Seguir leyendo »]

Nueve inocentadas antológicas que probablemente te tragaste

28 Dic 2017

Iñaki Berazaluce

Las inocentadas están en Twitter y en la blogocosa porque en los medios tradicionales ya no se estilan. Hace años que las cabeceras señeras dejaron de publicar las bromas del 28 de diciembre, básicamente porque están tan empapadas de eso que llaman “posverdad” -bulos y propaganda interesada de toda la vida- que se hacía difícil distinguir unas de otras y al final lectores y redactores acababan con la picha hecha un lío.

Estas son algunas de las mejores inocentadas publicadas, radiadas o tuiteadas por los medios de aquí (28 de diciembre) o allá (1 de abril, April’s Fool):

9 Gorbachov y Margaret Thatcher se enrollan [» Seguir leyendo »]

«Hacer la trece-catorce», la aportación del sector mecánico al refranero español

20 Jul 2017

Strambotic

Algún ingenioso mecánico de cierto ignoto taller de la geografía española se le ocurrió un día vacilar al aprendiz: «Traéme la llave trece-catorce», le dijo. Y mientras el infeliz rebuscaba en el cajón de herramientas los veteranos del taller se partían la caja. se tronchaban e inconscientemente hacían LOL. No existe tal cosa como la llave 13-14. Las llaves de tuercas están numeradas por pares: de la 6-7 a la 30-32. Existe una llave 12-13 y otra 14-15, pero la 13-14 sólo pertenece a la cosmovisión bromista del sector metal-mecánico, tan dado a la chanza. [» Seguir leyendo »]

Un desconocido le pone un candado en la oreja y sale corriendo

26 Mar 2016

Strambotic

candado22

Cuando un desconocido te pone un candado, eso es Impulso. Bueno, en realidad es una putada para la víctima, aunque no deja de ser una broma graciosísima para el resto del mundo, incluyendo los lectores de Strambotic o los 1.032 amigos de Thomas Matthews –Tom Grim Fandango Matthews-, en Facebook.

La víctima, el citado Tom Matthews, luce uno de esos piercings circulares que ensanchan el lóbulo, dejando un hermoso agujero. El pasado 29 de febrero, Matthews estaba con sus amigos, tomando la clásica cerveza after-work en un pub inglés de su pueblo, cuando repentinamente escuchó un clic a su espalda. Al girarse vio a un tipo escabulléndose entre la multitud.

“Nada importante”, pensó el incauto en primera instancia. Hasta que unos instantes después empezó a sentir cómo su cabeza se ladeaba hacia el lado izquierdo, como si pesara más que de costumbre. ¡Bingo! De su flamante piercing colgaba un candado cerrado. [» Seguir leyendo »]

Las bromas más geniales gastadas al coche de Google Street View

03 Sep 2015

Strambotic

street4

La semana pasada el coche de Google Street View fue severamente vapuleado al tratar de grabar la famosa Tomatina de Buñol. Y es que meterse en semejante berenjenal no se le ocurre ni al que reformó el dolmen gallego. ¿Qué harías tú si ves pasar a tu lado el coche de Google Street View? Saludar, hacer el bobo, bailar, bajarte los pantalones… Seguramente tengas poco tiempo para reaccionar porque para cuando te quieras dar cuenta, el coche de Google ya habrá pasado de largo.

Sin embargo, existe gente mucho más avispada que el común de los mortales y que sabe cómo trolear a la gran G y su sistema de mapas con panorámicas a pie de calle, para que todo el planeta sea testigo de sus bromas. [» Seguir leyendo »]