Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Llevas toda la vida cagando mal… y no lo sabes

27 Dic 2018

Iñaki Berazaluce

Un unicornio que caga cremosos helados con los colores del arco iris, un príncipe sicalíptico que mira a la cámara con ojos libidinosos mientras devora la deyección del unicornio. Estos dos improbables personajes han sacado a la luz un problema que, como las hemorroides y directamente relacionado con aquel, sufren en silencio millones de personas: el estreñimiento.

El culpable no es otro que este, considerado uno de los grandes avances de la civilización sobre la barbarie:

[» Seguir leyendo »]

Drama en el W.C: Los mejores carteles de los baños públicos

06 Nov 2018

Strambotic

El ínclito Hematocrítico popularizó hace ya unos cuantos años el concepto ‘Drama en el portal’, una divertidísima recopilación de carteles hallados en comunidades de vecinos de todo pelaje. Los portales y escaleras tienen algo en común con los baños públicos: unos y otros son espacios de uso compartido (muy a nuestro pesar) y, por tanto, sujetos a la llamada “tragedia de los comunes”: al ser de todos, no son de nadie y así lucen, los pobres.

La diferencia sustancial es que al portal uno no acude a uno a excretar (bueno, alguno sí) y al mingitorio, sí, con todo lo que ello implica en cuanto a olores, hábitos higiénicos y situaciones propias de estos espacios.

A continuación, una recopilación de los mejores letreros, carteles y avisos encontrados en los retretes de España y parte del extranjero: [» Seguir leyendo »]

No imaginas lo mucho que te pagan por mear y hacer de vientre en el trabajo

14 Mar 2017

Strambotic

baño

Nadie está libre de tener un apretón estando en la oficina y, desde luego, tener que ir a miccionar en el trabajo es lo más normal del mundo. Al fin y al cabo, a lo largo de nuestras vidas pasamos un total de 92 días en el váter y más de año y medio dentro del cuarto de baño.

Pero claro, a lo largo de la jornada laboral estás cobrando por todo lo que haces, así que cuando vas a evacuar, tú empresa está financiando tu visita al excusado. Sí, a lo largo de esas ocho horas de trabajo tus jefes también te están pagando por mear y cagar, hablando en plata.

[» Seguir leyendo »]

“Prohibido mear mirando hacia La Meca”: decálogo de higiene íntima del buen musulmán

27 Ene 2017

Iñaki Berazaluce

Imagen: Flickr.

Los que nos hemos criado bajo la égida del catolicismo (o lo que queda de él) conocemos de sobras la obsesión de los enviados de Dios en la Tierra por meter el hocico en la vida privada de los feligreses. Sin embargo, el Cristianismo es casi una religión flower power si la comparamos con el Islam, que se entromete hasta el paroxismo en la intimidad de sus acólitos, reglamentando cada aspecto de su vida terrenal, de la alimentación al sexo pasando por las cosas del mear y del cagar (con perdón).

Este es un brevísimo resumen de las reglas (denominadas Qadaa Al Haajah) que ha de seguir el creyente a la hora de hacer sus necesidad fisiológicas: [» Seguir leyendo »]

Obligan a un ladrón a comer 48 plátanos para cagar la cadena de oro que se tragó

11 Ene 2016

Strambotic

cadena

La cagó. Y luego lo cagó. El ladrón primerizo que robó una cadena de oro de 24 kilates a una mujer en la localidad india de Ghatkopar fue atrapado por la multitud y obligado por la policía de Mumbai a comerse cuatro docenas de plátanos hasta defecar la joya, que el felón escondió allí donde pensaba que nunca la encontrarían.

Pero la policía no es tonta, y mucho menos la de Mumbai, acostumbrada a tratar con tunantes de este jaez. El pasado miércoles Gopi R. Ghaware arrancó del cuello una cadena de oro de 25 gramos en un barrio de Mumbai. Los vecinos lograron atrapar al caco, que al parecer debutaba en las lides del tirón, y le propinó tremenda golpiza hasta que fue entregado a los agentes del orden, según relata el Hidustan Times.

La patrulla salvó al joven Ghaware del linchamiento pero no encontró el collar de oro por ninguna parte. Los policías llevaron entonces al caco a un hospital cercano y le hicieron pasar por la máquina de rayos X. La radiografía, como el algodón, no engaña y ahí estaba el botín: en el estómago del mangante. [» Seguir leyendo »]