Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“El fascismo ya no necesita de ejércitos, sólo de medios de comunicación y de iglesias. Bolsonaro tiene a los dos”

28 Oct 2018

Iñaki Berazaluce

Paco Gómez Nadal. Foto: Antonio Girón.

En unas horas se abren los colegios electorales de Brasil y el nombre de un candidato resuena como un grito en la noche: Bolsorano, jaleado por las clases medias y pudientes, temido y vilipendiado por los pobres y las minorías. Camuflado bajo la etiqueta de “liberal”, Jair Messías Bolsorano aúna lo peor de la dictadura militar brasileña (1964-85) con la voracidad extractiva del neoliberalismo.

Me pongo al habla con Paco Gómez Nadal, periodista y activista, buen conocedor desde hace décadas de la realidad política y social de Latinoamérica. Expulsado de Panamá por dar voz a los oprimidos de Centroamérica, Gómez Nadal parte del colectivo-librería La Vorágine de Santander, auténtico fortín de resistencia ante los embates del “consumo sin futuro”. [» Seguir leyendo »]

El Ejército de EE.UU. se inventa cinco países para sus ejercicios militares: Ariana, Atropia, Donovia, Gorgas y Limaria

19 May 2016

Jaime Noguera

1 I2IQ23QYPxn7dugRCc23Kg

Cuando los norteamericanos se ponen a jugar a la guerra, pudiera parecer que se lo toman como eso: como un juego. Cogen su tablero, se hacen unas palomitas y se inventan países para invadir o defender tal y como lo harías tú en un juego de rol o estrategia. Eliges la estructura política de la nación enemiga, su economía, sus tipos de tropas o al dictador de turno. Pero no es exactamente así.

El Ejército de EE.UU. ha inventado cinco países como escenarios ficticios para sus ejercicios militares. Los hombres y mujeres del pentágono crearon un manual de uso de 824 páginas en el que describen profusamente a las naciones de Ariana, Atropia, Donovia, Gorgas y Limaria. Estas repúblicas inexistentes están ubicadas en el Cáucaso, una región nada ficticia en la que los encontronazos militares son el pan nuestro de cada día.

Esta es una pequeña guía de iniciación para estos “países de coña”, que -sospechosa y alarmantemente- se parecen  a algunos países reales.

[» Seguir leyendo »]