Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

El archipiélago gay que creó Mussolini… y se le fue de las manos

30 May 2016

Jaime Noguera

13296334_10153797847339069_1079815063_n

Como cuenta el estudio de Michel R. Ebner para la Universidad de Cambrigde The Fascist Archipelago, el fascismo italiano consideraba la homosexualidad un vicio extranjero importado de Alemania o Inglaterra, nada que ver con Italia. Pese a ello, en 1930 el Ministro de Justicia del régimen de Mussolini, Alfredo Rocco redactó para su código legal un artículo en el que se sancionaba la homosexualidad como delito penal. El problema es que Mussolini , tras leerlo, le ordenó retirarlo afirmando que “los italianos son demasiado machos para que haya homosexuales“. Para el Duce, lo que legislar contra las prácticas homosexuales servía para promocionarlas, lo que era altamente peligroso, dado que podía poner en solfa el mito de la incuestionable virilidad italiana.

En lugar de eso, era más inteligente el actuar en silencio, al margen de la ley, mediante palizas, acosos, redadas ilegales , extorsiones, etc. Eso, por supuesto, si realizabas exhibiciones de tu opción sexual. Si reprimías tus sentimientos y tus deseos, no debías precouparte,  quedabas libre de la represión de las fuerzas del orden. Como se puede comprobar hasta en la Wikipedia,  18 de junio de 1931 se emitió el real decreto n°. 773 que autorizaba «medidas del limpieza» contra todos aquellos que pusieran en peligro la moral y las buenas costumbres. A partir de ahí, si se detenía y condenaba a uno de los llamados culattoni, este corría el riesgo de que le enviasen a una versión fascista de Supervivientes, pero con una duración de cinco años y sin Jorge Javier Vázquez. .

[» Seguir leyendo »]

El Ku Klux Klan invita a negros, homosexuales y judíos a unirse a sus filas

12 Nov 2014

Iñaki Berazaluce

blacks_in_kkk

“Los tiempos está cambiando”, como cantaba Bob Dylan, y una organización vetusta como el Ku Klux Klan tiene que adaptarse si no quiere convertirse en un fósil viviente. Con esta filosofía, una facción del grupo supremacista blanco ha invitado a unirse a todo tipo de patriotas, incluyendo antiguos enemigos y víctimas del KKK, como negros, judíos y homosexuales.

La nueva organización ha cambiado su nombre para pasar a llamarse Rocky Mountain Knights (los “Caballeros de las Montañas Rocosas”) e incuso sus objetivos, pues el fin último de la organización ya no es el odio irracional, como en los felices 60, sino “construir una América fuerte”. Algunos incluso han llevado su amor por los negros demasiado lejos para los estándares del KKK: un líder retirado fue recientemente sorprendido por la policía mientras mantenía relaciones sexuales con un travesti negro en un coche. Los tiempos están cambiando. [» Seguir leyendo »]