Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Operación Pilgrim: el plan británico para arrebatarnos las Islas Canarias

12 Sep 2016

Jaime Noguera

14281588_10154052890479069_1214545296_n

Todos hemos leído algo sobre la famosa reunión de Hendaya entre Franco y Hitler y las negociaciones que mantuvieron ambos dictadores para que España entrase en la Segunda Guerra Mundial del lado del II Reich. Los historiadores han llenado miles de páginas discutiendo si nuestro Generalísimo fue un inteligente negociador que salvó a nuestro país del desastre o si Hitler simplemente no estuvo dispuesto a satisfacer las exageradas peticiones del Caudillo para evitar ponerse de malas con la Francia de Vichy, etc,etc. Lo que pocos saben es que, mientras el cabo austriaco y el golpista gallego se daban coba en el coche salón del tren alemán Erika aquel 23 de octubre de 1940, mucho más al norte, cerebros ingleses creaban los planes para contrarrestar una posible entrada de España en la guerra y dejarnos sin ron miel ni gofio mediante la invasión de las Islas Canarias.

[» Seguir leyendo »]

‘Sayonara, baby’: El 90% de los ‘kamikazes’ fracasaba en su objetivo

07 Jun 2016

Jaime Noguera

7020455_ae881dca6ab6b8ddacc15f7975864955_wm

Cuando pensamos en los kamikaze japoneses solemos imaginarnos a un montón de fanáticos con la cara del Fary después de haberse comido un limón deseando empotrarse alegremente en sus aviones contra el primer barco americano que pillen al grito de ¡Banzai! Nada más alejado de la realidad. La publicación nipona Mainichi Shinbu reveló recientemente una nueva serie de sorprendentes datos  sobre este triste episodio bélico en un profundo estudio titulado «Los números cuentan una historia. Una visión de la Guerra en el Pacífico a través de los datos«. En este se rompen algunas ideas preconcebidas sobre los tokkōtai al tiempo que se deja a los líderes militares japoneses de la época a la altura del betún.

Los kamikaze no eran tan fieros como los pintan, fueron usados vilmente por la propaganda americana, no iban a inmolarse dando palmas de alegría y encima fallaban más que una escopeta de feria.

[» Seguir leyendo »]