Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

«Muchas mujeres me están pidiendo morcilla con su sangre menstrual»

06 Ene 2019

Iñaki Berazaluce

Arden las redes con la “morcilla vegana” de sangre humana, el invento de Raúl Escuín para “poder comer morcilla sin abusar de ningún animal”. Este turolense de 30 años pretende abrir un debate sobre el veganismo y la explotación de los animales para el hombre. Su email y su teléfono están que arden: entre 20 y 30 personas le contactan cada día para degustar esa morcilla hecha con su propia sangre. No tendrán que esperar mucho; en breve va a empezar una gira por Zaragoza, Madrid y Barcelona en la que cualquiera podrá participar en este singular ejercicio de “autocanibalismo”.

Raúl atiende la llamada de Strambotic para responder nuestras preguntas y las de nuestros seguidores en Twitter.

Dicen en Twitter que tu morcilla no puede ser vegana si lleva sangre humana.

Me interesan mucho las críticas que está recibiendo el proyecto, especialmente las constructivas, porque muchas de las negativas las achaco a la desinformación. El veganismo es un movimiento ético, que se fundamenta en no utilizar a los animales y entendemos como animales los que nos sirven a nosotros como alimento, abrigo o entretenimiento. Ya sé que el ser humano es un animal, hasta ahí llego, pero estás dando tu sangre voluntariamente. Creo que es un matiz importante. Si eres vegano y quieres comer morcilla, la única opción que tienes es hacerla con tu propia sangre. [» Seguir leyendo »]

La masacre que inspiró el movimiento de los “abraza-árboles”

26 Nov 2018

Iñaki Berazaluce

El término “abraza-árboles” (“tree-hugger”) empezó a utilizarse despectivamente en Estados Unidos para denostar a los ecologistas que, según el cliché, iban por los parques abrazando árboles como si fueran viejos amigos. En un curioso giro de la expresión, los propios ecologistas adoptaron el insulto para definirse, luciendo con orgullo la etiqueta de “abraza-árboles”.

Los primeros activistas que abrazaron árboles para salvarlos del hacha del poderoso fueron los miembros de una comunidad india, los Bishnois, una secta del Hinduismo cuyas normas dictan un estricto respeto con la naturaleza. En 1730, una mujer bishnoi, Amrita Devi, fue masacrada junto a 362 vecinos de la comunidad por defender los árboles que pretendían cortar los lacayos del majarajá de Jodhpur para construir su nuevo palacio. [» Seguir leyendo »]

Doce palabras ‘caralludas’ que el castellano debería apropiarse del gallego

25 Jul 2018

Luis Landeira

proxecto ronsel ronsel.uvigo.es:

Como dijo un nacionalista, “los gallegos somos los negros de España”. Es justo, pues, que si somos de otra raza, tengamos nuestro propio idioma: o galego, un singular cruce entre portugués y castellano cuyo desarrollo fue entorpecido por dos españolísimos gallegos: Francisco Franco y su discípulo Manuel Fraga. ¿Resultado? Según los últimos sondeos, solo un 31’2% de los gallegos habla habitualmente gallego.

Sin embargo, el 100% de los habitantes de esas lejanas tierras del noroeste incorpora cientos de términos galaicos a su hablar cotidiano, hasta el punto de chapurrear una sublengua en sí misma. Ante el fracaso del gallego normativo, podemos decir que este castellano bastardo, cantarín, atropellado y trufado con palabras marcianas procedentes del gallego es, en el fondo, la verdadera lengua nacional de A Coruña, Lugo, Ourense y Pontevedra.

A continuación, vamos a pasar revista a una docena de vocablos típicamente gallegos. Valga este glosario como ayuda a turistas de otras autonomías, pero también como guante lanzado a la rancia RAE: son vocablos que deberían incorporarse ipso facto al Diccionario de la Lengua Española, como ya se ha hecho, por ejemplo, con meiga (bruja) o con morriña, esa sensación de tristeza que uno siente al estar lejos de miña terra galega, donde el cielo siempre gris y las personas no saben si suben o bajan. [» Seguir leyendo »]

¿Cuántas personas mató Dios en la Biblia?

02 Ene 2017

Iñaki Berazaluce

noedelugeleoncomerre

León Comerre: El Diluvio.

Embriagaré mis flechas de sangre, mi espada devorará la carne; sangre de los masacrados y cautivos, cabezas de jefes enemigos”.

Deuterenonio, 32:42.

El Antiguo Testamento es una brutal relación de matanzas, violaciones y todo tipo de aberraciones sexuales que hacen que ‘Juego de tronos’ parezca ‘Sonrisas y lágrimas’. Eran otros tiempos, claro: Yaveh era un dios como se estilaba en aquella época: brutal, vengativo, violento, sanguinario, un digno representante del heteropatriarcado, como se dice ahora.

Aunque los primeros capítulos parece que apuntan a una bonita historia romántica, con una pareja nudista en un paraíso en el que sólo hay que retozar y amancebarse, no tarda en producirse el primer crimen: Caín mata al bueno de Abel por un quítame allá unas chuletas. A partir de ahí, el acabóse: Dios desenfunda su espada flamígera a la primera de cambio y aniquila sin piedad a pecadores, impíos, recién nacidos o incluso algún vicioso onanista. Lo que viene siendo un sindiós. [» Seguir leyendo »]

‘Santa Fiesta’, un documental para detener la muerte de 60.000 animales en las fiestas de España

21 May 2015

Iñaki Berazaluce

santa5

¿1933? No: 2014. Imágenes de Kike Carbajal.

Las crudas imágenes de ‘Santa fiesta’ están grabadas durante el verano de 2014, pero recuerdan demasiado a las que Luis Buñuel en ‘Las Hurdes’, la madre de todos los documentales: aguerridos hombres a caballo arrancan la cabeza de aves vivas colgadas de una cuerda. El público aplaude entusiasmado. “Una tradición salvaje y sanguinaria”, dice la voz en off de Buñuel. Corría 1933.

Ha transcurrido casi un siglo, y apenas queda nada reconocible de aquella España: todo el mundo está alfabetizado, muchos conocen mundo e incluso hablan idiomas; la miseria, el paludismo y el bocio han sido erradicadas y sin embargo… “los españoles seguimos siendo un pueblo salvaje, embrutecido e ignorante”, escribe con rabia indisimulada Miguel Ángel Rolland, director de ‘Santa Fiesta’, un documental que está rodado pero aún sin montar, a la espera de que conseguir los 18.000 euros que necesitan para editar y montar la película y así rematar el trabajo iniciado hace más de un año. [» Seguir leyendo »]