Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

«¡Chucknorris, a merendar!» Diez nombres muy frikis que jamás deberías poner a tu hijo

14 Ago 2015

Viruete

2-3-rambo-GABI3912_52fd18cc37-BUN

Goku Ceferino es, sin duda, el niño más famoso de España en estos momentos. Hasta ahora, las leyes en nuestro país prohibían ese tipo de nombre, evitando arrebatos de emoción de papas frikis: por eso no tenemos chavales llamados Mazinger o Seiya andando por nuestras calles. Pero si la cosa va a cambiar, tenemos algunos consejos para ellos. Olvidad a Kevincostner de Jesús: en España tenemos un buen número de Donovans y Neos. Y pueden tener su punto. Pero no todos los nombres de superhéroes, luchadores de videojuegos o iconos de los dibujos son buenas ideas. Aunque suene épico en tu mente, llamar a tu hijo Anakin o Raiden no es tan buena idea en el mundo real. [» Seguir leyendo »]

Diez marcas que suenan fatal en otros idiomas

19 Ene 2015

Iñaki Berazaluce

F43AE373F

Los creadores de marcas se desviven por lograr un nombre universal, sonoro, memorable, que denomine su producto con vocación transnacional; su “Kodak” para entendernos. Objetivo vano: cualquier palabra aparentemente inocua en un idioma puede resultar malsonante en otro. Recuerden los míticos Mitsubishi Pajero de hace unos años y las risas que generaron de manera involuntaria.

Por supuesto, el español no es el único idioma en el que pasan cosas como estas. Aquí os traemos otros casos de todo el mundo de marcas que por su nomenclatura lo van a tener difícil para triunfar en determinados mercados. Y es que con la globalización hay que estar muy atento siempre y tener el wordreference a mano. No sea que te pase como a Ikea. A los tailandeses les hace mucha gracia este nombre, como veréis. [» Seguir leyendo »]

¿Quién fue Pepito, el de la ternera? El curioso origen de esos nombres no tan propios

29 Ago 2014

Strambotic

pepito-ternera

Los jubilados de la submeseta norte nunca salen de casa camino a su paseo vespertino sin coger su “marcelino”, esa chamarra de punto grueso y cremallera que puso de moda el venerable sindicalista Marcelino Camacho. La prenda podría haberse llamado «camacho», si no fuera porque la jerga popular tenía reservado ese sustantivo para definir los lamparones que impregnan en la axila al sudar copiosamente cuando, por ejemplo, la selección que comandas está siendo vapuleada por Paraguay.

Pepito, Katiuska, Rebeca… A continuación, diez curiosas historias de cómo un nombre propio puede llegar a convertirse en sustantivo de uso común. [» Seguir leyendo »]