Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cómo se insulta en otros países o cuando “escroto sucio” es más ofensivo que “hijo de puta”

17 May 2019

Sergio Parra

Sergio Parra es autor de ‘¡Mecagüen! Palabrotas, insultos y blasfemias’

Los tacos reflejan los rasgos de una sociedad de una manera tan minuciosa que todos ellos, desde lo más procaces hasta los más populares, pueden usarse para describir sociedades como las huellas dactilares identifican a individuos.

Y los insultos no solo funcionan como un ataque verbal al extranjero, sino que también constituyen un demarcador territorial que traza líneas imaginarias de una jurisdicción cultural.

Cada conjunto de individuos también deja en evidencia su desprecio hacia los que quedan al otro lado de la frontera concibiendo nuevas formas de insultar, desde el alemán “das kommt mir Spanissch vor” (‘esto resulta español’ como forma de decir ‘esto huele a chamusquina’) al “despedirse a la francesa”, una expresión que se remonta al siglo XVIII cuando era costumbre en Francia irse de una fiesta sin despedirse del anfitrión. Irónicamente, esa misma expresión peyorativa, en Francia, se expresa con un “filer à l´anglaise” (largarse a la inglesa). [» Seguir leyendo »]

Así atraían a los clientes analfabetos a los burdeles de la Barcelona medieval

11 Nov 2015

Sergio Parra

la_carassa_9264_630x

En la Barcelona del siglo XV, empezaron a permitirse la existencia de algunos burdeles en calles concretas, sobre todo en la zona del Raval. Una tradición que aún se conserva en nuestros días. Para delimitar dónde podía encontrarse una casa de lenocinio, teniendo en cuenta el nivel de analfabetismo reinante, se empezaron a usar unas señales, como balizas sicalípticas.

La señal era mucho más fina y sutil que esos letreros de neón que pueden atisbarse en las carreteras patrias y que dibujan el nombre de Whisquería, y ya no digamos esos anuncios de periódico con estética de calendario de taller mecánico que recoge las tradiciones formales del tuning (de carrocería) y el bakalao. Este símbolo era la cara de una mujer esculpida en la piedra de las fachadas, generalmente las esquinas de las calles.

Los rostros no tienen la cara guarrindonga de una lumia, sino que se emparenta más con las gárgolas, y obraba del mismo modo que lo hacen las bombillas rojas en el norte de Europa. Si había una cara, allí había un prostíbulo, y eso lo entendía quien no sabía leer y también el extranjero que precisaba de un rápido desahogo genital. [» Seguir leyendo »]

El medicamento que volvía ludópata a la gente y otros efectos secundarios que no te gustaría sufrir (o sí)

20 Mar 2015

Strambotic

BluePill

Vamos a decirlo ya, sin demasiados tapujos ni pudibundeces: si existe un fármaco capaz de poner enhiesto el palo de la bandera mayor (A.K.A miembro viril), ¿cómo no han de existir otros capaces de producir toda clase de efectos abracadabrantes cual clase de hechicería de Harry Potter?

Sin embargo, lo más interesante son los efectos secundarios inesperados. De hecho, Viagra (que es el fármaco al que nos referíamos) no fue concebido originalmente para combatir la disfunción eréctil, sino la angina de pecho. En los ensayos clínicos, después de millones de euros invertidos, los médicos admitieron que el fármaco era ineficaz, pero que producía un curioso efecto en los hombres: una erección lustrosa. Dicho y hecho, en aras de recuperar la inversión económica, la empresa farmacéutica sacó al mercado la pastilla azul mágica.

Muchos pensaréis que este efecto secundario no está tan mal. Pero echad un vistazo a lo que viene y empezad a gritar de horror (o no).

[» Seguir leyendo »]