Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

Cuando practicar la sodomía en los galeones españoles estaba castigado con la hoguera

06 Sep 2018

Jaime Noguera

“Mandamos que cualquier persona, de cualquier estado, condición, preeminencia o dignidad que sea, que cometiere el delito nefando contra naturam (… ) que sea quemado en llamas de fuego”. (Pragmática de 1497, firmada por los Reyes Católicos)

Disfrutar del sexo heterosexual a bordo de un galeón español resultaba prácticamente imposible, porque las mujeres que se embarcaban en ellos eran muy pocas y las que lo que hacían solían ir bien protegidas y vigiladas por padres o maridos. En las largas travesías del Siglo de Oro, los hacinados marinos españoles tomaban como norma aquel aforismo que afirma “en tiempo de guerra, cualquier agujero es trinchera”, arriesgándose a acabar en la hoguera por caer en el conocido como “vicio nefando”. Y es que la Armada española no veía con buenos ojos (al menos oficialmente) las prácticas sodomitas a bordo de sus bajeles.

[» Seguir leyendo »]

La monja que se convirtió en alférez del ejército español

19 Ago 2018

Ad Absurdum

Aunque mucha gente pone en duda la veracidad de esta estrambótica historia, o al menos ciertos detalles, son muchos los historiadores que recogen la historia de una monja que llegó a ser alférez del ejército español en el siglo XVII.

Nacida en el País Vasco, Catalina de Erauso fue una monja recluida en un convento a causa de la ruinosa situación económica de su familia. Con quince años decidió escapar del convento y hacer vida disfrazada de muchacho tras una disputa con la priora, que además era su propia tía.

Tras un tiempo al servicio de un noble que no se percató del engaño, se enroló como soldado en una misión a América con el nombre de Alonso Díaz y Ramírez de Guzmán.
Su barco naufragó frente a las costas americanas, pero ella sobrevivió junto con el cofre  —bendita casualidad— que guardaba los sueldos de la tripulación. Aunque otros señalan que en realidad ella se escabulló del barco después de robar los dineros. [» Seguir leyendo »]