Strambotic

Noticias insólitas, bizarras e impertinentes

“El fascismo ya no necesita de ejércitos, sólo de medios de comunicación y de iglesias. Bolsonaro tiene a los dos”

28 Oct 2018

Iñaki Berazaluce

Paco Gómez Nadal. Foto: Antonio Girón.

En unas horas se abren los colegios electorales de Brasil y el nombre de un candidato resuena como un grito en la noche: Bolsorano, jaleado por las clases medias y pudientes, temido y vilipendiado por los pobres y las minorías. Camuflado bajo la etiqueta de “liberal”, Jair Messías Bolsorano aúna lo peor de la dictadura militar brasileña (1964-85) con la voracidad extractiva del neoliberalismo.

Me pongo al habla con Paco Gómez Nadal, periodista y activista, buen conocedor desde hace décadas de la realidad política y social de Latinoamérica. Expulsado de Panamá por dar voz a los oprimidos de Centroamérica, Gómez Nadal parte del colectivo-librería La Vorágine de Santander, auténtico fortín de resistencia ante los embates del “consumo sin futuro”. [» Seguir leyendo »]

Las papeletas más geniales jamás depositadas en una urna

20 Dic 2015

Iñaki Berazaluce

voto_tenebroso

En Strambotic creemos en la democracia, igual que creemos en las leyes de la Termodinámica y en el tercer secreto de Fátima, de modo que nos declaramos rotundamente en contra del voto nulo por hacer la gracia. Lo que no quita que exclamemos LOL si vemos asomar la cara de Julio Iglesias de una urna espetándonos “Sois todos unos LADRONES ¡y lo sabéis!”.

Digo risas porque el presidente, los vocales e incluso los interventores del PPSOE sabían que el epíteto de “ladrones” no iba dirigido a ellos, pobres mortales obligados por Ley a participar en la Gran Fiesta de la Democracia (juas), sino a los candidatos que aparecen en las papeletas, usurpados momentáneamente por el ex portero del Real Madrid. La genial papeleta de Úbeda entronca con la tradición iniciada en 2011 de introducir una loncha de chorizo en el sobre correspondiente, como recordando al receptor último del voto su filiación fiambrera: no hay pan para tanto chorizo.

El razonamiento inverso fue el que tuvo un votante madrileño, que en un lapsus metió 250 euros en la urna, manifestando una excesiva confianza en la democracia directa. ¡Pero alma de cántaro, que los sobres se entregan tras consumar el coito, no en los prolegómenos!

A continuación, un surtido selecto de los mejores votos (nulos) depositados en una urna. Le llaman democracia y no lo es.

[» Seguir leyendo »]