Catalunya, capital Andorra

30 Jul 2014
Compartir: facebook twitter meneame
Comentarios

Jordi Pujol, defraudador, hijo de defraudador, esposo de defraudadora, padre de defraudadores y padre político y mentor de su sucesor al frente de la Generalitat… la genética es culpable de esta especie de honorables depredadores nacidos en el Mediterráneo, mar de piratas y mercaderes. Con tales mimbres y tramas no se puede esperar mucho de la república independiente de Catalunya, propuesta por Convergencia sin Unión y sustentada por una Esquerra Republicana de Catalunya que cada día es más catalana y menos de izquierda tras su pacto con el soberanismo convergente. Si la propuesta independentista conlleva ir de la mano con la vieja oligarquía catalana, si con tan sospechosos cimientos se pretende construir algo nuevo, el experimento nacería muerto, asfixiado por el peso de una corrupción enquistada, un cáncer nunca tratado y en expansión permanente. El sociólogo norteamericano Philip Slater escribió que el cáncer era la enfermedad social del capitalismo, el desordenado y vertiginoso crecimiento de las células cancerígenas equivaldría al imperativo afán de acumular riquezas de los capitalistas, dinero por dinero, sin más utilidad que la de tener más que los demás. Pocas diferencias con los avaros de toda la vida que pasaban las noches en vela contando  y recontando sus monedas en sórdidas covachas. Los sucesivos gobiernos convergentes coleccionaron honorables chanchullos: Banca Catalana, Caso Casinos, Estevill, Pallerols, el Palau…, se superponen los escándalos de corrupción, los sobornos y los cohechos, las fugas de capital, la financiación ilegal y todo tipo de delitos económicos, fraudes, estafas, puertas giratorias… Envolverse con los pliegues de la bandera para blindarse y perpetuar su dominio político y financiero ha sido una vil artimaña, invocar sentimientos patrióticos y resentimientos históricos para desviar malos pensamientos y culpar de todos los males al extranjero, esa es la cuestión, y la culpa la tiene Madrid, ese fantasma que les persigue desde la Guerra de Sucesión cuando apostaron por el bando perdedor. Los Borbones siguen mandando en Madrid y a los Austrias desde luego se les podría acusar de cualquier cosa menos de llevar a cabo prácticas mínimamente democráticas. Para completar el proyecto soberanista y convergente, Catalunya tendría que reivindicar Andorra, un paraíso fiscal propio donde no haya que ir de tapadillo a guardar el botín de las últimas razzias.

Sale a todas horas en la televisión el patriarca Pujol, al que por razones de edad casi se le perdonan las incongruencias. Durante los 23 años que estuvo al frente de la Generalitat, el honorable ni se acordó de unos milloncejos  presuntamente heredados de las rapiñas paternas y puestos a salvo del Fisco Español. Jordi Pujol es un insumiso fiscal y no reconoce la autoridad de la Agencia Tributaria… española y mucho menos la de la UDEF, la Unidad de Delitos Fiscales de España. No es un defraudador, es un patriota como sus vástagos, sus delfines, o sus pedazos de atún, que se han dado menos maña que él para borrar los rastros de sus fechorías.

Otro pedazo de atún del Mediterráneo se encuentra momentáneamente enlatado en una cárcel muy alejada del mar. Las imágenes de Jaume Matas entrando en la cárcel de Segovia parecen las de un veraneante llegando al hotel que ha reservado personalmente para pasar unas vacaciones a la sombra. Tal vez si hubiera sabido que la piscina del centro penitenciario no iba a funcionar este verano hubiera elegido otro. Matas pasará el verano entre Perogordo y Torredondo en unas instalaciones que le fueron recomendadas por un antiguo inquilino y correligionario, Ángel Carromero. Se supone que Matas podrá celebrar las próximas navidades en su casa aunque podría solicitar una prórroga e ir acumulando bonus para las próximas condenas. Matas está en todas las causas, con Urdangarin y con la trama Gürtel  a la que el juez Ruz, que también está en todas las causas, ha dado un nuevo impulso. Entre los imputados, 21, diputados, 21, del PP más algunos familiares y amiguetes, candidatos también a unas vacaciones pagadas en Perogordo o en Soto del Real, donde encontrarán a muchos colegas de malandanzas con los que tratar de nuevos y lucrativos negocios.