Y cuando desperté Pujol seguía allí

En la sobremesa del día más caluroso del verano me adormilo frente al televisor incandescente y, en ese estado intermedio entre el sueño y la vigilia visualizo a Pujol como un enanito de jardín en las escaleras de una de sus villas pirenaicas. A cierta distancia parece un duende inofensivo y benévolo pero un zoom indiscreto revela sus rasgos de trasgo malévolo y zascandil… Pero ahora emergen las cabezas de sus familiares, otros tantos gnomos, demonios familiares en un aquelarre de pitufos. Y los colegas de la tribu, de la honorable horda de los “pujolets”, con Mas a la cabeza, brotan como hongos entramados en un mismo micelio reproductor, que convergen y se unen alrededor del jefe de la manada. Pujol y Herederos Sociedad Limitada que perdió su anonimato y su crédito. Pujolandia, parque temático y emblemático, presuntamente patriótico y paradisíaco situado a dos pasos de Andorra y a cuatro de Montserrat…

Cuando desperté Pujol seguía allí. Hablaba del exhonorable la exnovia de Jordi Junior que se cansó de ver cómo las bolsas de basura de su futura familia política se reciclaban en Andorra. Ella, que acompañó al vástago predilecto de la dinastía, quizás a bordo de uno de los 11 vehículos de alta gama y bajo precio de su colección, corrobora en un informativo de La Sexta que Jordi Pujol Soley, el venerable, en sus excursiones visitaba la consulta de una adivina de la zona para que le pasara…un huevo por la espalda, óvulo milagroso que con el correspondiente ensalmo limpiaría su alma de todas sus culpas a cambio de una donación voluntaria. No se sabe si el huevo estaba crudo o cocido y en el primero de los casos si durante el ritual esotérico se llegaba a quebrar la cáscara. Demasiado desperdicio, me inclino por un huevo de madera con poderes mágicos o un Kinder con sorpresa…

(Perdonen si me estoy excediendo con los puntos suspensivos pero es que las píldoras informativas que van llegando me hacen verlo todo como un ininterrumpido coitus interruptus. No se si me entienden, yo no mucho).
Estoy casi completamente despierto cuando veo y escucho a Montoro, en plan ángel justiciero, diciéndole a Pujol lo que nunca osó decir de Bárcenas y de tantos otros. No soy el primero ni seré el último en encontrarle un parecido razonable a Montoro con el perverso señor Burns de los Simpson. Hoy más, aunque tal vez se trate de pura deformación profesional. Montoro se desata y fustiga, pero la exhibición de músculo no funciona del todo bien porque la oposición se pregunta, y le pregunta si hasta la fecha no se habían enterado, ni él, ni la UDEF, ni la Fiscalía, ni la judicatura… de los manejos. Algunos habían insinuado algo, otros habían publicado alguna cosilla, pero desde que fue exonerado en el antiguo caso de Banca Catalana, casi nadie había intentado mover el sillón del patriótico patriarca benemérito. Considerar los ataques a Pujol como ofensas al catalanismo ya no funciona como coartada, y nunca hubiera funcionado de no haber servido como materia de mutua extorsión en ese toma y daca y tú más que ha caracterizado y estigmatizado la política de todos los grandes partidos que tienen o hayan tenido alguna cuota significativa de poder. Si sumamos a esta conspiración de silencio los secretos bancarios, los pactos en la intimidad de las cúpulas bancarias y financieras, las estafas preferentes y secundarias, los…

Tras la sobremesa del día más caluroso del año se escucha un trueno lejano y los puntos suspensivos se transforman en gotas de lluvia… Y la lluvia lava más gris el horizonte como escribió Vázquez Montalbán en un poema y…