Cuando Pablo se hizo el sueco

Pedro exige a Pablo que Podemos aclare su ideología, tal vez para que no les pase lo que a ellos que, después de haber abjurado del marxismo, sus pompas y sus obras terminaron dimitiendo también de los principios socialdemócratas cuando les tocó el turno de gobernar. Hoy, Pedro Sánchez hace denodados esfuerzos para recuperar esa etiqueta socialdemócrata que utilizan impúdicamente algunos partidos de la derecha para recolocarse en el deseado centro del tablero político. El PSOE de Pedro Sánchez intenta también situar a Podemos en la extrema izquierda y lamenta el giro estratégico de la plataforma posibilista que ha desactivado la estrategia de los socialistas antes de su estreno público. A Pedro no le gusta ni un pelo que el de la coleta trate ahora de hacerse el sueco, le prefería populista y bolivariano y por eso entre las consignas de batalla del PSOE prima la de no llamarles populistas sino extremistas.

No es lo peor que les llaman, el borrador del ansiado programa económico de Podemos (un programa que urgía más a sus rivales que a ellos) ha desatado un torrente de críticas, incluso autocríticas por su moderación aunque los “podemólogos” valoran sobre todo el descoloque y el desconcierto de socialistas y populares ante el presunto giro moderado de la formación. Parece como si desde todos los ángulos políticos y mediáticos estuvieran pidiendo a Podemos que se autocalifiquen pronto para poder descalificarles cuanto antes. Desde la derecha política y mediática la campaña de acoso es tan burda como contradictoria, algunos estrategas del PP aún piensan compensar sus malas perspectivas electorales con la fragmentación del voto de izquierdas y la debacle del PSOE.

Como dijo Felipe González, citando a un sabio oriental: lo importante de un gato no es que sea blanco o negro, sino que cace ratones y todo vale para capturar a tan escurridiza pieza. En la televisión pública se practica el juego de las equivocaciones. En la penúltima de ellas, Tania Sánchez, ganadora de las primarias de IU en Madrid, es presentada en primer término y con rótulo ad hoc como compañera sentimental de Pablo Iglesias. Anteriormente ya habían rotulado en falso a Iglesias y habían confundido a Podemos con “Pokémon”, la trama de intercambio de cromos entre corruptos. En la 13, cadena episcopal, las difamaciones son tan clamorosas que algunos contertulios, los menos, se ruborizan ante ciertos comentarios de sus colegas. Y qué hacen mientras tanto los “marhuendas” de La Sexta. Con el ascenso en la escala de Richter de dureza facial de Eduardo Inda, he comenzado ya a llamar a Marhuenda e Inda los “mirindas”, perdonen por la frivolidad pero es que uno se aburre mucho y ni siquiera los regüeldos de Alfonso Rojo, o los balidos del “Chani” terminan de animarle.

El Partido Socialista “nunca” pactará una gran coalición con el PP para salvar los muebles del bipartidismo, lo ha dicho Pedro Sánchez y ya se sabe que cuando un político dice nunca quiere decir “hoy no va a ser”, de momento solo podrían llegar a ciertos acuerdos puntuales. No hace falta ser un “friki” de la Física para saber que dos cuerpos en caída libre que se agarran entre sí duplicarán su velocidad de caída, creo que esto tiene que ver con la ley de la gravedad, una ley que no se ha reformado, recortado o abolido por decreto, hasta ahora. Nadie gana mucho ni por mucho tiempo en una coalición de perdedores.

Las perspectivas del otro invitado, IU, pasan por fundirse y situarse en la órbita de los círculos de Podemos pero no por vía matrimonial, Tania- Pablo, como les gustaría anunciar a los de TVE. El diario La Razón, que dirige a distancia Paco Marhuenda, tuvo que rectificar una falsa información sobre el padre de Tania, el futuro suegro de Iglesias. La etapa de Tania como concejal, hija del concejal de Rivas Vaciamadrid y hermana de cooperativista contratado por el municipio ha sido puesta bajo sospecha. La política municipal de ese bastión de IU en la Comunidad de Madrid tiene sus sombras, sus malas sombras, sus intrigas y sus traiciones, la política mancha y hay que tener ojo con las salpicaduras. La compañera sentimental del César de la coleta no solo ha de ser honrada, tiene que parecerlo. Puestos a aprovecharse de la coyuntura, esta inesperada faceta sentimental podría añadir más presencia mediática a la pareja. IU y Podemos tienen el honor de invitarles al próximo enlace de Tania y Pablo que…