¿Nos hará gracia Obama?

Tenemos a los cómicos americanos más nerviosos que uno de la SGAE instalándose el eMule. No les costará entender el motivo, verán. Imagínense que son ustedes pilotos de Fórmula 1. Son muy buenos, ganan carreras, ligan con cantantes de éxito y todo lo típico. Entonces alguien les quita su bólido y se lo cambian por un seat panda.

Ah, vaya, ahora entiendo lo de Fernando Alonso…

Pero mi metáfora era para explicar lo que sienten los humoristas de Estados Unidos ahora que han perdido a su musa y que el futuro se presenta tan negro. Bueno, más bien mulato. Para que luego digan que el relevo democrático es tan maravilloso.

¿Qué será de Jack Bauer ahora que hay un demócrata en la Casa Blanca y que van a cerrar Guantánamo? ¿Y de Stan Smith, el protagonista de Padre made in USA? Según sus productores, éste acabará robando comida a los indigentes y enganchado al crack. Lo normal, vaya. Y al bueno de Jack le volverán a despedir o su propio gobierno le convertirá en un prófugo. También lo normal.

Después de los grandes momentos que trajeron las elecciones, normal que Jon Stewart y otros magos del humor político estén algo preocupados. ¡Han perdido de golpe a Bush a Sarah Pallin, por el amor de Gila! A cambio ganan una convivencia de Obamas y Clintons.

Barack Hussein

No, no es Julián Muñoz. Obama es de segundo nombre Hussein. Si Losantos pillara un chollo así…

El humor siempre sobrevive, no lo duden. Aún recuerdo la tensión del equipo de Las noticias del guiñol cuando iban a tener que cambiar su protagonista Aznar por alguien a quien entonces llamaban .

Así que los guionistas se inventaron a José Blanco y dieron su oportunidad al actor secundario Rajoy.

No me digan que no es para partirse.