Rojo mentalista anómalo

A principios de temporada les comenté mis buenas vibraciones sobre The mentalist, esa serie que nos narra cómo sería el mundo si Anthony Blake dejara de esconder enanos debajo de urnas y se dedicara a luchar contra el mal. Este concepto me ha puesto nervioso hasta a mí, no teman.

La claves por las que funciona The mentalist son las misma con las que trabaja House. Hay una trama de intriga, policial en lugar de médica en este caso, que sirve de excusa para poner en marcha al protagonista. Porque lo que cuenta en realidad no es la historia de fondo, sino el personaje en sí.

El amigo Danisan comparaba a Patrick Jane, el mentalista del título, con Sherlock Holmes. Este otro parentesco con House es muy acertado. Al fin y al cabo, una coge una novela de Arthur Conan Doyle sabiendo que al final el malvado será descubierto; lo que queremos es que el detective nos deslumbre como un prestidigitador y nos deje estupefactos y ojipláticos con el conejo sacado de la chistera en el último segundo.

En esta etapa en que las series de éxito son complejos folletines a lo Perdidos, hay otra gran virtud en las tramas autoconclusivas de la serie. Tenemos una historia larga de fondo, pero no nos impide subirnos al carro en cualquier momento. No molesta, sino que genera interés por ver cuándo se van a poner con ella (no sé si captas la indirecta, Bruno Heller).

Pienso que aquí es dónde han fallado con Guante blanco y Cazadores de hombres las teles españolas. Aplaudo la apuesta, pero tal vez el género necesita episodios independientes hasta consolidar el producto. Al menos en el caso español. Si el día del estreno ponían champions (o Gran Hermano, o lo que sea), tenemos que prever que habrá que enganchar a la gente en el segundo episodio. O cuando cambiemos el día de emisión.

Si un mentalista es “alguien que utiliza la agudeza mental” como advierte la intro de la serie, me postulo para se me denomine así a partir de ya mismo. Los que sigan la serie: ¿recuerdan que el asesino de la familia de Patrick Jane era un tal Red John? ¿Y se han fijado que todos los capítulos llevan la palabra “red” en el título? Tenemos Red tide, Ladies in red, Redwood… y atención a la semana que viene: Red John’s friends.

The mentalist

Y a mí que me da que Red John está detrás de todo esto…

Es como los juegos de palabras con “steele” y “knight” en Remignton Steele y El coche fantástico pero sin dar pena. Aquí sólo puede significar una cosa. En cuanto alguien averigüe cuál es, me lo haga saber.

Eh, que dice “alguien que utiliza la agudeza mental”, pero no matiza en qué grado.