Cuarto y mitad de ‘Muchachada’

Pensaba hacer un post sobre los Globos de Oro copiando y pegando lo que puse en los Emmy, pero como no he tenido tiempo el fin de semana para comentar con ustedes La hora de José Mota, se ven el post original y así les estafo un poco menos a mis jefes.

Tampoco crean que mucho. Hubo un momento del programa en el que el propio moreno de Cruz y Raya ya se hizo la crítica. El tío le argumenta a la Blasa (¿¡!?) que su nuevo show seguirá teniendo “rasgos de humor manchego”. Vamos, que la idea es coger a la muchachada por los mismísimos chanantes.

Desde la producción de Hill Valley, Flipy intenta insertar el nuevo programa en el siglo XXI sin dejar atrás a los fans de siempre de Cruz y Raya. Piensen que la síntesis perfecta de ambos conceptos es la Blasa. Inquietante, ¿no? Por cierto que la parodia de Misery me pareció muy bien traída. Me siento tentado de decir algo tipo “metahumor”. ¿Se imaginan? ¿Yo, precisamente yo, hablando de humor posmoderno para refirirme ni más ni menos que a José Mota? Qué cosas, madre. Está bien pensado: vamos a atraer una audiencia más joven con un humor más fresco. ¿O acaso el plan es rejuvener el humor de la audiencia con algo más fresco? ¿O he dicho lo mismo dos veces? En mi mente sonaba mejor.

A parte del planteamiento, que me parece lo mejor, el programa lo veo irregular. Mejora en algunas cosas que critiqué de ¡Es bello vivir!, eso sí. El titular del programa no es tan omnipresente y tiene el personaje mejor definido. Lo que me da la impresión de que no acaba de creérselo. Si yo estuviera en su lugar, sin el rubio al lado por fin, tampoco me lo creería.

Hubo sketches muy buenos, como el momento procesión después de la boda y la parodia de Cuarto Milenio (esto segundo no tiene mérito, de todas formas). Curioso porque cada uno coge lo mejor de las dos etapas de Mota. Y el Misery de la Blasa, como punto intermedio.