Mi televisión y otros animales

Sé lo que hicisteis (pero no por qué)

Es curioso que haya un programa en televisión en el que enseñen a los gordos cómo perder peso. ¡Pues dejando de ver la televisión y haciendo ejercicio! Mi truco para adelgazar era ponerme en la bici estática de espaldas a un televisor en el que ponía a Curri Valenzuela. Se rumorea que Armstrong hacía algo parecido para ganar el Tour.

Y tras este párrafo para justificar que no haya visto todavía Cuestión de peso, empiezo con mi deporte favorito: rajar de los programadores y constatar la escasa coherencia que tenemos los espectadores.

Verán, yo pertenezco al selecto grupo de gente que, cuando ve por nonagésima vez un episodio de Padre de familia (o de Los Simpson o de Crímenes imperfectos), cambia de canal. No me pregunten por qué lo hago, sólo sé que es así. Me llaman Anómalo por algo, ¿vale? Por este motivo, cuando leí que La Sexta iba a dar un descanso a los Griffin, me alegré.

Luego me enteré de que el sustituto era El muro infernal. Miren, les voy a ser sincero, no me apetece mirar la audiencia que hacía este verano, pero apuesto que si hubiera sido arrolladora no habría desaparecido tantos meses. Pero eso no es criticable, porque si la televisión sólo se guiara por criterios de audiencia, imagínense.

Lo que sí funciona en programación es crear bloques homogéneos. Por eso después del fútbol suelen poner películas de acción. Se supone que interesan al mismo público, no crean que me lo invento.. En La Sexta tenían un slot (ellos lo llaman así) muy bien definido de humor gamberro e inteligente, encabezado por los dibujos animados y seguidos por la gente de Sé lo que hicisteis. Luego desbarra con Estados alterados, pero al menos se mantiene el denominador común del humor. Dicen.

La estrategia funcionaba y el lead-in (ellos lo llaman así) mantenía a SLQH en datos muy cómodos de share. Entonces llega alguien y dice:

- Ey, si el humor inteligente funciona, ¿por qué no probamos con un concurso descerebrado?

- ¿Porque no tiene nada que ver una cosa con la otra y sería como insultar la inteligencia del espectador al que nos ha costado años fidelizar?

- ¡Pero sale una chica en bikini!

- Ah, entonces sí.

De verdad, yo quiero ir alguna vez a alguna reunión de un departamento de programación. Porfa. Prometo estar calladito.

La siguiente opción, Cómo conocí a vuestra madre, estaba mejor enfocada, pero tampoco mucho. Es humor, sí, pero le falta la acidez común al bloque. Es graciosa, pero blandita. Y a Barney le dobla el hermano mayor de Farmacia de guardia, cosa que, lo crean o no, me fascina. Mejoró un poco la media de la franja, pero a Sé lo que hicisteis se le seguían escapando los espectadores por el frente abierto de la sobremesa.

¿La solución? Recuperar a la familia Griffin. Dicho y hecho; este lunes, Patricia Conde y secuaces volvieron a batir el 9% de cuota de pantalla. Mira que he oído quejas de que ya han pasado demasiadas veces Padre de familia o Futurama. Da igual, nos quejamos pero seguimos enchufados a lo mismo yt si nos lo quitan, nos vamos. Seguramente a la Fox, a ver si están repitiendo capítulos antiguos.

La consecuencia de todo esto es que Antena 3 jamás dejará de poner Los Simpson en la sobremesa. Nuestras cabezas metidas en jarros serán testigos de ello. Todo por intentar demostrar que a la gente le gusta hacer tinto de verano con don simón porque cuando les pones como alternativa horchata del Mercadona, no la usan.

Yo tampoco he entendido este último ejemplo, no se crean.