Mi televisión y otros animales

Desahogos

Por lo mismo que normalmente les cuesta un tema, hoy les voy a sacudir dos. Mi televisión y otros animales, el blog contra la crisis.

El primero es la noticia, de la que Público ha tenido la primera imagen en exclusiva (¡toma, toma!), del nuevo colaborador de Sé lo que hicisteis y aspirante (a monologuista): Paquirrín. No les voy a engañar: al contrario de lo que le ocurre a cualquier tertuliano sobre cualquier tema, no tengo opinión formada sobre este tema. Estoy seguro de que ustedes sí.

Ya oigo a uno de los bandos: "blablablaprogramadelcorazónblablablavendidosblablablacómoestálapatriblablabla". Hum... es posible que ahí se me haya colado algo de otra conversación, es verdad. La otra facción cree que pueden consiguir una obra maestra de la televisión humorística y que demuestren, una vez más, que son capaces de reírse con su presa y no de ella, como algunos les acusan. En cualquier caso, si este viernes no petan de audiencia, no lo harán nunca.

Antes de desahogarse sobre este asunto en los comentarios con la educación y clase que caracteriza a todos los comentaristas de esta bitácora (a todos los que pasan al equipo de moderación de comentarios, al menos), vamos al segundo tema. Este miércoles vivimos un gran dejà vu en casa. Por una parte, teníamos a Fama, enchufando todos los vídeos de reciclaje que podían para rellenar hasta la una de la madrugada y echarse más perras a la buchaca con el televoto y para alargar el previsible buen resultado de audiencia.

Con el mando echando humo, saltamos constantemente a Telecinco a ver con qué nos sorprendía la nueva edición de Operación Triunfo. Como dijo Risto: "parece mentira que llevemos siete ediciones y no hayamos conseguido hacer una gala de presentación que no sea un coñazo". Claro que hay pocas posibilidades, ¿no? Tienen que sacar a 18 tíos cantando y poco más. Lo único que se fusionaran directamente con Supervivientes. ¡O con el telediario de Piqueras! Sí, eso me lo imagino: "(voz de Chucky) Teeerribles imágenes las que vamos a presennnciar a continuación. Lo que prometía ser un vídeo de presentación acaba connnvertido en un grotesco vídeo de karaoke ¡pero! sin música". ¡Oh, Piqueras debería presentar TODO en Telecinco!

El malote de Risto, del que tras su paso por La tribu de Sardá ya sabemos que no es tan malote, dio en el clavo también con que este es el año de los clones. Como todos los años, por otra parte, porque ¡desde Bisbal y Bustamante cantan todos igual! ¡Hasta tenían un clon de Ramoncín! Por favor, pero si él ha actuado en el Viñarrock entre pedrada y pedrada cómo... Er... ¿qué? ¿Cómo va a...? Vale, vale.... Me dicen que es el Ramoncín de verdad, así que me callo.

De todo lo que vi, que no fue la gala entera porque un episodio de Fringe me llamaba cual sirena, me quedo con unas pocas cosas. Para empezar con Nazaret y Cris, a las que envío mis mejores deseos: que las echen pronto. Quizá así consigan ser artistas de verdad y no copias de papel de calco.

Como yo soy muy fans de la ironía inconsciente, el momento cumbre del programa fue para mí la aparición ¿estelar? de Sergio Rivero. Entremos en la cabeza de algunos concursantes:

TRIUNFITO 1: Jo, qué bien, con lo que yo admiro a este tío.

TRIUNFITO 2: Sergio ¿qué?

TRIUNFITO 3: Mehancogidomehancogidomehancogido.

TRIUNFITO 4: ¡Uau! ¡Un ganador de OT que ha...! Que ha... ay, mierda.

Bien por la dirección del programa. Que sepan desde el principio lo que les espera.