Mi televisión y otros animales

Risas, taylorismo y tasas de desempleo

Miren, no sé cómo empezar este post para que tenga gracia y punch y no puedan dejar de leerlo al principio tanteando, pero avanzando cada vez a un ritmo más y más rápido hasta que al final del mismo se vean obligados a gritar cosas como "no pares" o "sigue" o "más, ¡más!". Vaya, ya he hecho lo mismo que cualquier otro medio cuando se quedan sin ideas.

La noticia es que a Mindy Kalling, la Kelly Kapoor de The office, le han ofrecido su propia serie. ¿Por su voz chillona? ¿Por su inigualable moreno? Pues no, porque resulta que es una guionista excepcional. Su firma está tras de episodios tan brillantes como Golden ticket o Ben Franklin y además figura en los créditos como productora de la serie. No llega al nivel de Ana Obregón, pero casi, casi.

En el equipo de la serie hay más actores-escritores-productores como B. J. Novak (Ryan) o el mismísimo Steve Carrell. Para encontrar casos parecidos en España tenemos que remontarnos a Los ladrones van a la oficina. Otra vez la palabra "oficina" en el título, ¿se han fijado? ¿Casualidad? En la serie española, la mitad de los guiones estaban firmados por Fernando Fernán-Gómez. Yo, que aún era un cachorrillo de friki, ya me fijaba. Y la calidad de la comedia subía varios enteros en los capítulos escritos por este señor, académico de la lengua. También Joel Joan (toma cambio, ¿eh?) formaba parte del equipo creativo de Plats bruts y Porca misèria. Y, evidentemente, tenemos a los chanantes como máximo exponente de cómicos totales en la actualidad.

También en el Saturday Night Live que se hace los sábados por la noche en directo el elenco de actores está altamente implicado en el proceso de creación de los gags y los sketches. Tina Fey, actual escritora y protagonista de 30 Rock, fue coordinadora de guión del SNL, programa en el que también juntaron letras Eddie Murphy, los hermanos Belushi, Sarah Silverman y Bill Murray, por citar algunos.

A los americanos les va bien eso de poner humoristas a hacer humor, sin limitar sus funciones. En este caso, la industria funciona mejor pasándose el taylorismo por el forro de la artesanía. ¿Lo harán por ahorrarse sueldos? ¿Tiene la culpa de la crisis el pluriempleo en el sector de la comedia americana? ¿Significa esto que para hacer dramas hay que contratar abuelas de esas que cuentan desgracias todo el rato?

A mí no me miren. A mí no me pagan por pensar, yo sólo escribo.