Se acabó el cachondeo

Mayo. El mes de las flores. El mes de la virgen (por mucho que le moleste al Gobierno, empeñado en lanzar a  nuestras jóvenes a una vorágine de sexo y drogas poscoitales). También es el mes en el que se acaban las temporadas de las principales series yankis y, por lo que sea, es en ese aspecto en el que nos vamos a centrar aquí.

La semana pasada ya comentamos que todos deberían ver The Big Bang Theory (y varios comentaristas me amonestaron muy justamente por no recordarles los horarios de emisión en TDT y temáticos). En esta ocasión vamos a repasar el resto de las comedias que han terminado. También por lo que sea, vamos a centrarnos en las que yo suelo ver.

The Office. Enorme. Mira que estoy esperando para poder decir: “esto ya no es lo que era”, “mejor la retiran antes de que siga decayendo” o “prefiero Gossip Girl”. Que es la típica cosa que no tiene nada que ver, pero que se dice.

Pues nada. Esta quinta tanda ha tenido momentos realmente gloriosos, como todo el asunto de The Michael Scott Paper Company. Me sigo desternillando con secundarios como Creed, la incorporación de la nueva telefonista ha sido de lo más pertinente y, sobre todo, cada día tengo más cercanos a los protagonistas. No es sólo que Jim y Pam sean como unos colegas de toda la vida, el mismo Michael está ganando una profundidad inmensa como personaje. Hay un par de planos en el último capítulo emitido en los que Steve Carrell demuestra con unos gestos mínimos que es un actor como la copa de un pino. Me quito el cráneo, oiga.

El único que me empieza a caer pesado es Dwight. ¿Será culpa de Obama?

Parks and recreation. El parecido con The Office es demasiado grande como para evitar las (odiosas) comparaciones. Sin embargo, van muy pocos capítulos, todavía no ha habido tiempo para que la serie coja vuelo propio y el cliffhanger de final de temporada ha dejado abiertas grandes posibilidades. Si le dimos otra oportunidad a Terelu…

Better off Ted. ¿Nunca les han pensando: “no me acaba de convencer, pero seguro que la semana que viene mejora”? Y hablo de series, no de relaciones de algún tipo con otras personas. Es exactamente lo que me pasa a mí con Ted. Me da la impresión de que les falta rumbo. Como si ellos mismos no acabaran de creerse que tienen una serie. En cuanto decidan por dónde quieren llevarla, mejorará. Lo que no garantizo es que yo esté allí para verlo. Lo mejor, los spots de Veridian Dinamics. De lejos.

30 Rock. La tercera ha sido la temporada más irregular de las emitidas hasta la fecha. Pero ha tenido momentos tan enormes… El cameo de Oprah merece entrar en la historia de la comedia televisiva. Hubo un bajón en varios capítulos hacia la mitad de esta tanda, pero lograron recuperar muy notablemente y recuperar a los secundarios, que tenían un poco perdidos. A pesar de todo, sigue siendo una de las imprescindibles. Eso sí, en el último capítulo (NO es spoiler), Jack le dice a Liz: “¿cuánto crees que le queda a TGS?” y pronostica un año o dos, como mucho. Una vía interesante y un revulsivo que tal vez estén necesitando. Me gustaría ver qué pasaría con los personajes si tuvieran que cambiar de trabajo. La misma sensación que tengo con Belén Esteban, por otra parte.

NBC significa: “Nunca hay Bastantes Cameos”

Águila Roja. Ah, no. Esta no, que acaba el jueves.

Y por suerte seguiremos teniendo la cita semanal con algunas comedias de calidad. Como (ejem) Superegos, que esta semana viene con el mejor capítulo que hemos visto hasta la fecha. Qué bien traído todo, ¿eh?