Mi televisión y otros animales

Dígamelo cantando

A quien dude del estado de salud mental de los habitantes de mi casa le diré que este martes nos tragamos, sin solución de continuidad, el estreno de la cuarta temporada de Dexter y los dos primeros capítulos de Glee. No hay duda sobre cómo está nuestra mente, por tanto: bipolarizada como un periodista en la redacción de informativos de Telemadrid..

Permítanme que escamotee mi opinión sobre la nueva temporada del psicópata favorito de todos (mientras sea de mala educación decir eso de dirigentes o ex dirigentes políticos). Hay cosas que me dan miedo y otras sencillamente geniales en la cuarta temporada, así que esperaremos a ver por dónde van los tiros.

Antes de continuar, es preciso que les confiese que me gustan los musicales. Me encantan. Y las mujeres. Er... digo. Ejem. Son dos hechos independientes, pero... Ehm... ¿qué iba diciendo yo? Ah, sí. Me río con Cantando bajo la lluvia, me tragué dos veces Chicago en el cine y en el teatro en el montaje de Nacho Sevilla con Eva Rufo... Así que sí: tenía interés en ver el estreno de Glee. Más allá de eso, no sé que decirles.

Aciertos hay muchos y para muestra un botón. El de play:

[dailymotion x9d28q_glee-dont-stop-believe_shortfilms" frameborder="0" allowfullscreen>

En este clip todo es actores y realización. No hay efectos especiales ultracaros, ni estrellas internacionales ni explosiones... si aunque a Lea Michele casi se le ve reventar una vena con alguna nota. Cada año salen de las escuelas de arte dramático de este país varias docenas de actores jóvenes capaces de cantar y bailar como estos o mejor. Y realizadores competentes tenemos para dar y tomar. Sin embargo, para una vez que nos atrevimos a hacer un musical, lo que hicimos fue esto otro:

 

Ains. Y no les pongo nada de HKM porque... bueno, porque no.

Otros tres minipuntos (que son mejores que un punto), se los apuntan los guionistas y actores de Glee por pasar de rosca a sus personajes hasta el límite. Es una serie en la que unos adolescentes se van a montar números dignos de Broadway semana sí, semana también, así que ¡al carajo con la verosimilitud! ¿Hoy he hecho ya chistes sobre informativos? Entonces lo dejo.

Aunque el humor es lo mejor del guión, también se ve a unos escritores capaces de montar unas tramas interesantes y darle una vuelta a su mayor lastre: otra vez un instituto. A estas alturas, cuando miro hacia atrás, recuerdo mi adolescencia entre taquillas y partidos de fútbol americano. Y no vean el shock cuando me veo en las fotos del colegio de los Dominicos, oiga. La chica popular, las animadoras, quarterbacks, los nerds... luego decimos que en España se hacen muchas películas sobre la Guerra Civil.

Sería tan bonita una película sobre  los generales sublevados compitiendo por ser la reina del baile...