Y otros animales televisivos (XI)

Un enfermo de la información televisiva como su humilde servidor se traga a diario varios cientos de posts, de los cuales algo así como el 90% son enlaces y copipegas de webs de información del medio rebotados por blogueros que cobran al peso. Yo no cobro al peso porque en la revisión médica de la empresa vieron que no salía rentable.

Les cuento esto porque en este contexto es maravilloso toparse con un blog que hace un buen análisis crítico y no como el autor de esta bitácora, que se dedica a buscar justificaciones para ver series con chicas que lleven ropa apretada o en escasas cantidades. O una sabia combinación de ambos factores. Es el caso del Spinoff de Mar Grandío. Con “es el caso” me refiero a la ponderación de su bitácora, puesto que desconozco sus hábitos en cuanto a indumentaria. Les traigo como ejemplo lo que puede hacer una persona con un mínimo de cultura y una conexión de esas de un mega que nos va a garantizar el Gobierno, tan majos ellos:

El patinazo de A3

Un burka por amor

Lo comenté ayer por Twitter. Hoy le dedico un poco más de espacio, sobre todo, porque veo que casi no ha tenido repercusión en los medios. Ayer la mini serie emitida por Antena 3 en horario de máxima audiencia (“Un burka por amor”) metió la pata hasta el fondo.

Recordemos el argumento. Una joven española se casa con un afgano. Cuando el padre de él enferma ambos viajan hasta Afganistán para acompañarle en su lecho de muerte. Tras el desenlace, el matrimonio trata de abandonar el país pero los talibanes se lo impiden, con lo que la joven ciudadana española queda atrapada en un país dominado por extremistas religiosos.

No voy a entrar a valorar cómo de original es el guión (vamos, originalísimo), pero sí el dudoso rigor de su contenido. A lo largo de toda la proyección, los personajes no paraban de referirse al marido de la protagonista como “árabe”, cuando en realidad… ¡es afgano! A los guionistas no les habría costado mucho (google hubiera sido suficiente) para darse cuenta que “árabe” es un adjetivo étnico y linguístico, y que los afganos ni son étnicamente árabes y ni siquiera hablan esa lengua.

Sigue leyendo El patinazo de A3 en Spinoff

Pero sobre todo leo su blog porque “Spinoff” me suena a nombre de general ruso o marca de vodka y me hace risa. Lo de que escriba cosas inteligentes es mera justificación.

Ah, y a poco que piensen, se darán cuenta de por qué aquí no encontraron comentario alguno sobre Un burka por amor.