Tomate Reloaded

No me gusta decir “se lo dije”. Por eso tengo un blog, para escribirlo: ¡se lo dije! Me refiero a Antena 3, que estrenó este lunes TC Exprés, un programa cuyo comentario podría haber hecho el viernes pasado.

Alguien en Antena 3 está empeñado en covertir la cadena en el poor man’s Telecinco. Quizá un consejero delegado que en algún momento haya sido consejero delegado de la cadena de Mediaset, por hacer una suposición salvaje. Por eso ponen al Jorge Javier Garrafón (Víctor Sandoval) a presentar una versión descafeinada de Aquí hay tomate. Es como mirar aquel programa con las gafas de Anne Igartiburu.

Una vez más, Telecinco con complejos. Quizá la frase más triste del estreno fue cuando recibieron una llamada telefónica (¡sin haber dado el teléfono!) y Sandoval dijo algo así como “si no hemos ofendido a nadie… todavía”. Después hizo como Jim Carrey comiendo un limón, como todo el rato. Y es triste porque tampoco se atreven a lanzarse al barro como la competencia, por mucho que lo intenten. La intención sí cuenta y por lo menos en Telecinco son efectivos.

Esta tendencia a la copia del todo a 100 se ha vuelto tan grave en Antena 3 que ya lo hacen hasta con sus propios programas. En el rato que tardé en cambiar de canal, me quedó claro que Decídete era un sucedáneo de El diario. ¡Y con sus colaboradores! ¿Eh, Gema López, Patiño de mercadillo?

Pero si ellos mismos dicen «¡vaya cuadro!»

La televisión generalista española se ha dividido en tres grupos, en lo que audiencias se refiere: las grandes, que de momento son TVE y Telecinco; las pequeñas, Cuatro y La Sexta y las intermedias, que por ahora es sólo Antena 3. Tampoco es algo malo, mira qué contento está Rajoy. Es sólo cuestión de ajustar el modelo de negocio e ir a por los objetivos a tu alcance.

También puede ser que los directivos se cansen de ir por detrás de Telecinco. Eso tiene una solución: dejar de copiarles. Para llegar los primeros hay que adelantar a los otros (aprovecho para recordarle esto a Fernando Alonso) y para eso hay que arriesgarse. Con los índices de audiencia que tiene ahora en la tarde, Antena 3 puede permitirse hacer experimentos, intentar innovar y adelantar a su competencia por la derecha. Y no sólo en los informativos, como hasta ahora.

Vuélvanse locos: ¡contraten guionistas con ideas! ¡Compren por cuatro duros proyectos nunca vistos en la televisión! Y si no, copien a La Sexta, que la vemos cuatro gatos y canta menos.