Inocentadas varias

Pensaba aprovechar una fecha tan señalada como la de hoy para contarles una milonga de estas graciosas, pero tal y cómo están los medios de comunicación últimamente, ¿quién necesita que el calendario le dé una excusa? Aprovecho para preguntarme si El Mundo Today será hoy el medio más fiable del panorama español (como cualquier otro día).

Lo malo de intentar colarles inocentadas sobre el mundo de la televisión, es que las noticias de verdad nos lo ponen muy complicado. Sobre todo en el año en que Telecinco se comió a Cuatro y en el que se decidió que la televisión pública no emitiría más anuncios, mientras el límite para los demás se fijaba en 19 minutos por hora. Viene a ser como lo que nos ha pasado a los madrileños con el billetazo: los que compramos el abono de diez financiamos con una subida del 22% que las demás tarfias se queden congeladas. Su pu… Ay, se me acaba el párrafo.

En estos doce meses, un redactor de agencias aburrido nos hizo creer que a Jorge Javier Vázquez sus compañeros de profesión le consideraban el mejor presentador del año y los organizadores  de los Ondas tuvieron que darle el premio para que no se notara el gol. Fue el mismo redactor que consiguió una mejora salarial para Pilar Rubio, anunciando su fichaje estrella por Telecinco para presentar… er… algo.

Cuando intenten descubrir si los diarios se la están metiendo doblada hoy haciéndose los simpáticos, acuérdense de que este año también hemos tenido varios titulares que podrían simplificarse en: “Un humorista hace una broma que hace gracia a unos y a otros no”. Si esto es noticia, es que algo falla en nuestro sentido del humor. O en nuestro sentido de lo que es noticia.

Si pienso en gastarles una inocentada se me ocurre, por ejemplo, hablarles de un octogenario fichado para renovar el mercado de la televisión. O que, en términos relativos, la cadena en la que más cuota de pantalla tuvo el mensaje de Navidad del rey fue la ETB2, lo que deja viejo al lehendakari negro de Airbag.

Así las cosas, me temo que el único que puede ayudarme a acabar esta entrada en algo es el tipo que puso algo de cordura en el affaire Wyoming-Tertsch:

Ojo, que Chuck Norris aprueba a Dimitri

Que por cierto, también es consejero privilegiado del Gobierno.

Y ahora me voy intranquilo: a ver si esto tampoco me lo he inventado yo.