El valor de la información

Día sí, día sí, escucho en la radio o leo en periódicos tan buenos como este que me acoge bajo su mullida ala las quejas de haitianos (y no tanto) que protestan sobre la gestión del aeropuerto de Puerto Príncipe que está haciendo EEUU. Y eso que los controladores aéreos no son de los nuestros, que encima tendrían que… na, me callo, por un lunes que empecemos sin cartas de protesta tampoco pasa nada.

El principal motivo de malestar es que parece ser que los americanos priorizan el tráfico militar al de los vuelos cargados con ayuda humanitaria. Razonable, ¿no? Los cooperantes y onegeros ven morir a gente por falta de acceso a equipo médico mientras los marines se pasean por la capital haciendo fotos para subir al Facebook. O a Tuenti, porque los marines pueden hacer cualquier cosa.

Con este panorama, repaso los medios informativos y veo que los más modestos apenas tienen un par de enviados especiales. La última vez que me fijé en el Telediario, TVE había movilizado cuatro equipos, más la gente de RNE. Cada cadena de televisión, radio y prensa ha enviado sus propios periodistas y reporteros. Y no sólo desde España. Hablamos seguramente de cientos de personas que habrán acaparado plazas en transportes entrantes, da igual si por tierra, mar o aire y que tendrán que comer, dormir y ponerse gomina cada día.

Alguno dirá que para llevar a cabo una labor que ha movilizado las conciencias de medio mundo y ha permitido poner en marcha los resortes económicos de la solidaridad. No lo negaré, que si me pongo más cínico, me largan a la sección de opinión.

Dibujo

 Todo lo que digo yo con letras ya lo ha dicho Lola Sánchez con esta viñeta

Esta mañana me he desayunado con la noticia de que Cuatro también ha enviado a sus Callejeros. Y si tengo que explicarles más, no creo que lo entiendan.