Tomar partido

El Rif, una deuda pendiente de más de cien años

El próximo 24 de julio se celebrará en la plaza de Sant Jaume de Barcelona una movilización de la diáspora Rifeña bajo el lema "100 años de Proclamación de la República del Rif. Antiimperialista y Anticolonial". La verdad es que la celebración de la efeméride se adelanta unos meses, la República del Rif se proclamó un 18 de septiembre de 1921. Pero lo verdaderamente importante mas allá de la fecha, es recordar y recuperar la experiencia de la república rifeña. Uno de los primeros procesos de descolonización del mundo, la segunda exitosa frente al colonialismo europeo tras la de Etiopía, que se adelantó varias décadas a los procesos de descolonización africanos y se dio de bruces con una comunidad internacional  que nunca reconoció a la república rifeña. Sólo el recién creado Partido Comunista y las formaciones soberanistas Acció Catalana y Estat Català mostraron cierto apoyo.

Mas allá de su corta duración, apenas cinco años, supuso un acontecimiento que marcó no solo la historia del pueblo rifeño, sino también a los movimientos anticoloniales posteriores. De hecho, líderes de luchas de liberación nacional como Ho Chi Minh, Mao Zedong o el propio Che Guevara consideraron a Abd el-Krim y su lucha como la matriz de las guerras revolucionarias modernas y como un ejemplo para todos los pueblos colonizados.

Si bien la movilización de este sábado 24 de julio se adelanta unos meses a la proclamación formal de la República del Rif, coincide prácticamente en fechas con la batalla de Annual (22 de julio al 9 de agosto de 1921). En Annual, Abd el-Krim removió los cimientos del colonialismo europeo que se había repartido África como si fuera un tablero de ajedrez, infringiendo la derrota más importante del colonialismo durante toda la primera mitad del siglo XX. Esta victoria militar fue fundamental para que un mes después se proclamara la república rifeña, a la vez que fue determinante para acelerar la crisis política en España que terminaría con la proclamación de la dictadura de Primo de Rivera.

La derrota del ejército colonial español en la batalla de Anual supuso una conmoción política de hondo calado que acelerara las contradicciones y debilidades no solo del proyecto colonial español sino también de la monarquía de Alfonso XIII. Una derrota conocida en España con el sobre nombre del "Desastre de Annual" que se será investigada por el general de división Juan Picasso por encargo de Consejo Supremo de Guerra y Marina, con el objeto de depurar responsabilidades ante el abandono de las posiciones. Como resultado de estas investigaciones saldrá el famoso Expediente Picasso que será foco de tensiones y debates parlamentarios durante toda la década de los años veinte, incluso el propio Alfonso XII fue procesado y  condenado in absentia en las Cortes el 19 y 20 de noviembre de 1931 utilizando como base el propio Expediente Picasso.

Aunque las responsabilidades de la derrota de Annual nunca se depuraron realmente más allá de la condena simbólica de Alfonso XIII durante la República, por contra sí que acelero el derrumbe del sistema constitucional y político instaurado por la restauración de Cánovas del Castillo. Dando paso a la dictadura de Primo de Rivera y su directorio militar de generales africanistas, que pronto se intentaron vincular con el fascismo italiano de Mussolini. Desde este momento, la República del Rif se convirtió en el principal enemigo a batir para cerrar la herida del orgullo colonial español. Desde el verano de 1925 aliados con el ejército francés, los generales españoles utilizaron todo tipo de estrategias para acabar con la independencia rifeña como por ejemplo, el uso, por primera vez fuera de Europa, de armas químicas y de aviación de guerra contra la población rifeña. Justamente como consecuencia de estos ataques, el Rif acumula más del doble de personas afectadas por cáncer que las demás regiones de Marruecos, una herencia macabra de la guerra colonial.

La aplastante alianza militar franco-española consiguió sofocar la rebelión de Rif a sangre y fuego durante seis largos años de guerra, que tendrán en el desembarco de Alhucemas su momento culminante. Alhucemas era considerada el corazón de la resistencia rifeña, zona de asentamiento de la cabila de Bakioua, a la que pertenecía el propio Abd el-Krim , de ahí  su importancia militar y política.  La batalla de Alhucemas se la considera el primer desembarco aeronaval de la historia, estando al mando de la operación el propio Primo de Rivera y encargado del desembarco terrestre el general Jorge Sanjurjo, que a la postre se convertirá en uno de los mayores conspiradores contra la II República. Y entre los mandos intermedios estará el entonces coronel Francisco Franco, quien por su actuación al frente de las tropas de la Legión en Alhucemas fue ascendido a general de Brigada. Desde la victoria franco-española en Alhucemas la derrota de la república rifeña fue cuestión de tiempo (27 de mayo de 1926), y en julio de 1927 Abd-el-Krim se rinde a las tropas francesas, permaneciendo como prisionero en Isla Reunión hasta 1945 cuando se exilia a El Cairo, en donde permanecerá hasta su muerte.

La ligazón del conflicto del Rif con nuestra historia contemporánea es muy visible en diferentes aspectos, entre ellos destacan los nombres de los generales que lucharon primero contra ella y luego conspiraron contra nuestra democracia. Pero también el impacto tan importante que tuvo sobre la sociedad española de la época, socavando los mismos cimientos de la monarquía de Alfonso XIII y que a la vuelta de una década de la derrota de Annual habría de provocar su propia caída. En estos tiempos que tanto hablamos de recuperar la memoria democrática, es fundamental recuperar la memoria de la República del Rif y saldar cuestas con nuestro pasado colonial más reciente. En este sentido sería necesario que el parlamento español creara una comisión de investigación sobre nuestro pasado colonial en el Rif. Favoreciendo el inicio de un proceso de verdad, justicia y reparación que saldara una deuda histórica con el pueblo rifeño. El Rif rebelde de la republica de Abd-el-Krim y de las movilizaciones de la Hirak volverá a rugir con fuerza este sábado en Barcelona por medio de su diáspora, reclamando la libertad de los presos políticos y recordando el centenario de la experiencia republicana rifeña. Es fundamental que no estén solos, que lo acompañemos, como un primer paso para ir saldando nuestras deudas históricas.