Bautícese: primeras cuotas gratis

                                        

“Vendrán misioneros de otros lugares para ayudarnos a evangelizar esta tierra. España también es tierra de misión” –Ramón del Hoyo, presidente de la Comisión Episcopal de Misiones-  

                         

Lo que nos faltaba. No teníamos bastante con los vendedores de seguros y telefonía que a diario nos asaltan con sus ofertas, pues ahora también tendremos agentes comerciales de la Iglesia católica recorriendo el país para captar nuevos abonados.

Los obispos han detectado que en España “han cambiado mucho las cosas en poco tiempo”: ahora, dicen, hay más gente sin bautizar, e incluso entre los bautizados hay muchos que “están alejados del Evangelio”.

La Iglesia se siente como la Telefónica de hace unos años, cuando perdió el monopolio y empezaron a entrar competidores en el mercado, con ofertas agresivas que seducían a unos consumidores hastiados por los abusos del operador único.

Así también la empresa obispal, tras gozar de siglos de monopolio religioso, de repente pierde cuota de mercado ante el empuje de otras confesiones que, como los nuevos operadores telefónicos, conectan con una feligresía harta del mismo dios de siempre, y le ofrecen productos espirituales para todos los gustos. Entre los competidores está también el ateísmo, claro, esa compañía independiente que con una inteligente campaña publicitaria en los autobuses se ha dado a conocer.

Los ejecutivos de la empresa episcopal están preocupados, pero no demasiado. Las cuentas no van tan mal, este año han recaudado más que nunca, y aunque ya no son un monopolio, siguen contando con un trato privilegiado por parte del Estado. Así que todavía liderarán el mercado durante mucho tiempo, pero no bajan la guardia y van a reforzar su equipo comercial. Paciencia.