Trabajar cansa

¿Y con qué asustaremos a los niños?

"La expresión eje del mal es de Bush, no nuestra. Creemos que hay áreas en que podemos cooperar positivamente con Irán." -Hillary Clinton, secretaria de Estado de EE.UU.- 

                                  

 Al final va a resultar que los archienemigos no eran tan malos como los pintaban. Ni los iraníes, ni los talibanes, que parece que ahora son reinsertables en Afganistán –y para ponérselo más fácil están talibanizando un poquito el país con leyes-burka, para que se sientan más cómodos cuando bajen de las montañas-.

Es previsible que otros villanos corran la misma suerte. Si con los malvados demonios iraníes cabe alguna cooperación, y a los monstruosos talibanes se les da una oportunidad, imagínense lo que ocurrirá con diablillos como Hugo Chávez. Cualquier día lo vemos visitando la Casa Blanca acompañado de Raúl Castro, o incluso Fidel.

Esto no se hace, Obama. A ver qué hacemos ahora con nuestro odio, alimentado tras años de propaganda. Si me quitáis a los iraníes y a los talibanes, ¿con qué asusto ahora a mis hijas cuando se portan mal?

Supongo que el presidente Obama ya se ha resignado a aceptar que tendrá que dedicar todo su mandato a reparar los destrozos hechos por su predecesor. Si la política económica está lastrada por la crisis que los neocon dejaron como regalito, también la política internacional necesita ahora mucha mano izquierda para desactivar en lo posible la diplomacia guerrera de Bush, en un momento en que además el país no está para muchas aventuras. Bienvenido al mundo real, señor Obama