Trabajar cansa

Prefiero la gripe al paro

 "Para protegerse de la gripe porcina, evite el contacto directo con personas de aspecto enfermizo o que tengan fiebre y tos" -Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud- 

                         

 Vale, ya estamos asustados. Sí, todos sospechamos que están exagerando, que se pasan con el alarmismo. Pero por si acaso nos apartamos cuando alguien estornuda, y nos lavamos las manos más que antes. En las farmacias se agotan las mascarillas, y las urgencias se llenan de gente con simples catarros. En esta época del año, entre catarros y alergias, la calle está llena de gente que moquea y tose. En el metro en hora punta, cuando alguien se suena con el pañuelo nadie dice nada, pero se nota el mosqueo en el ambiente. En el aeropuerto ya ni les cuento.

¿Qué hacemos entonces? ¿Nos quedamos en casa, como pide el presidente mexicano a sus compatriotas? ¿Adoptamos medidas elementales de prevención? Pues yo venía a proponerles un plan para hoy que va contra las recomendaciones de la OMS: meterse en una aglomeración humana. Pasar unas horas mezclándose con gente, incluso aunque tosan en tu proximidad.

Hoy es el primero de mayo. Quizás lo habían olvidado, pues la gripe lo tapa todo. Este año el puente que tradicionalmente sabotea las manifestaciones (en Madrid es fiesta también el dos de mayo) cae cortito. Además, la situación económica limitará los viajes. De hecho, Tráfico prevé 5,1 millones de desplazamientos, un millón y medio menos que la previsión del año pasado.

Pues ya tienen plan para hoy: manifestarse. Salir a la calle. Para protestar contra la gestión política de la crisis. Para exigir otro tipo de medidas. Todos a la calle hoy, incluso a riesgo de que alguien te estornude encima. Total, la gripe se cura con cama y antiviral, por muy porcina que sea. El tratamiento contra el paro no es tan sencillo, ya se lo digo yo.