Trabajar cansa

No quieren que votemos

"¡Que no, señores del PSOE! Que por mucho que se empeñen, el PP no es ni ha sido nunca un partido gorrón." -Argumentos populares, boletín de campaña del PP- 

                     

Después de tantos desencuentros y enfrentamientos, debemos celebrar que por fin los dos partidos mayoritarios se hayan puesto de acuerdo en algo: ambos trabajan codo con codo para que el domingo los españoles nos quedemos en casa o nos vayamos a la playa. 

Éstas cosas no salen solas, así que deben de estar bien organizados. Imagino que funciona un comité conjunto de campaña donde cada mañana se reúnen los cerebros de ambos partidos para ver qué pueden hacer hoy por desencantar al electorado y echarlo a la abstención. 

"Pues mira, a nosotros se nos ha ocurrido un video muy tonto, de los de meter miedo a los viejos, que viene la derechona y así", dice uno. "Ah, genial", responden del otro lado de la mesa, "nosotros insistiremos en el Falcon, y daremos otro paseíto con Fabra y Camps." Después intercambian juegos de palabras ingeniosos para los mítines de la tarde, y renuevan el juramento de no hablar de políticas europeas en todo el día. 

Podemos estar tranquilos. Ellos saben qué es lo mejor para nosotros, y si han decidido que a España le interesa una baja participación electoral, por algo será. Sí, a ambos le beneficia que sólo voten los incondicionales, ya que ni PP ni PSOE llegan en su mejor momento, y la abstención minimiza daños. Pero lo hacen por el bien común, la estabilidad institucional y esas cosas. 

Hay que reconocer que, si el objetivo es la abstención, están haciendo una campaña perfecta: entre vídeos chorras, mítines donde hasta la hinchada se ve desganada, y abundancia de consignas infantiles (les recomiendo los Argumentos populares que el PP cuelga en su web a diario, y que debe de redactar alguien de El Jueves), van a convencer a muchos.