Cosas que sí sabemos de la gripe

“En España vamos a tener la vacuna al mismo tiempo que el resto de países europeos” -Trinidad Jiménez, ministra de Sanidad-  

                      

Ayer empezaron los síntomas: sudor, escalofríos, malestar general. Mi mujer me sugirió ir al hospital, por si tengo la nueva gripe. Pero qué va, no ha sido ningún virus: lo que me dejó mal cuerpo fue la lectura de varias noticias sobre los efectos menos comentados de la pandemia: los económicos.

Y es que hay muchas incógnitas sobre la nueva gripe que no despejaremos hasta el invierno: si seguirá siendo leve o mutará a mayor virulencia, cuáles serán los colectivos de riesgo, cuántos infectados habrá, cuántas muertes… Pero ya hay unos cuantos datos seguros, cuantificables sin necesidad de esperar al invierno.

Les doy algunos para que los consideren también, que no todo van a ser hospitalizaciones y fallecimientos: según un informe de JPMorgan, los gobiernos encargarán 600 millones de dosis y adyuvantes por valor de más de 3.000 millones de euros, y hay margen para vender otros 340 millones de dosis, vista la carrera entre gobiernos por ver quién vacuna a más ciudadanos. En concepto de antivirales los fabricantes ingresarán otros 3.000 millones.

Empresas como Glaxo y Novartis, que el año pasado tuvieron resultados muy discretos, han subido en bolsa un 12% y un 13% respectivamente. Glaxo aumentó su beneficio neto un 12% el último trimestre, y prevé ganar 1.500 millones sólo con la vacuna. Entre nosotros, España ha encargado 37 millones de dosis por 266 millones de euros.

Yo no suscribo ninguna teoría conspiranoide, pero creo que estos datos también deben figurar en el debate. Sobre todo me preocupa que, si la situación fuese tan dramática como avisan los alarmistas, nuestra salud dependiese de unas pocas multinacionales que engordan con nuestros estornudos. Y con nuestro miedo.