La patronal puede pedir un referéndum

“No me sorprende el resultado de la encuesta. A los europeos les preocupa el impacto de la crisis en sus empleos.” -Vladimir Spidla, Comisario Europeo de Empleo-  

                   

Empiezo a dudar de mis convicciones. ¿Y si la CEOE tiene razón? ¿Y si lo que necesitamos es, como piden la patronal y el PP, abaratar el despido? ¿Y si los sindicatos están equivocados, pues en realidad los trabajadores quieren más precariedad?

Todas estas dudas me surgen por una encuesta que publicó ayer la Unión Europea, según la cual los españoles piden mayoritariamente más flexibilidad laboral. En concreto, el 61% lo pide. Un dato que algunos medios corren a traducir interesadamente: “Los españoles quieren una reforma laboral”.

No puede ser, me digo, y corro a buscar la encuesta, para ver qué dice exactamente. Y en efecto, la pregunta no admite dudas: “Dígame hasta qué punto está de acuerdo o en desacuerdo con esta frase: Los contratos de trabajo deberían ser más flexibles para fomentar así la creación de empleo.” Tal cual. Más flexibles. Y los encuestados saben de sobra qué quiere decir flexibilidad en España.

¿Tanto ha calado el discurso derechista, como para que los mismos trabajadores que en la encuesta aparecen por encima de la media europea en precariedad laboral, pidan más flexibilidad? ¿Hemos interiorizado el razonamiento tramposo de “más vale un trabajo precario que estar en paro”? Salvando las distancias, me recuerda a la polémica sobre la reforma sanitaria en Estados Unidos: un país donde la gente se endeuda para operarse y muchos no tienen cobertura médica, y sin embargo cae la popularidad del presidente por su propuesta de reforma. Allí la expresión mágica es “libertad de elección”. Aquí, por lo visto, flexibilidad.

Es sólo una encuesta, vale. Pero como la patronal se entere, es capaz de pedir un referéndum. Y ganarlo.