Trabajar cansa

¿Conflicto político? ¿En Euskadi? ¡Anda ya!

"No es más que un camuflaje, fuegos de artificio para hacer pensar que algo hay, pero lo único que tiene es que desaparecer ETA" -José Antonio Pastor, portavoz del PSE- 

            

En el País Vasco no hay conflicto político. Ninguno. Cero patatero. No se dejen confundir por quienes hablan de un problema político que necesita soluciones políticas. Nada de eso. Lo único conflictivo es la existencia de un grupo terrorista (banda de delincuentes, mafia, como prefieran). Nada más. Mire donde mire yo sólo veo ETA, ETA y ETA. 

Hay que reconocer que los terroristas (delincuentes, mafiosos, como gusten) se esfuerzan por convencernos de lo contrario. Llevan décadas colocando trampantojos para que piquemos: partidos, listas electorales, alcaldes, organizaciones sociales, plataformas, periódicos, y varias decenas de miles de figurantes que a cambio de un bocadillo se disfrazan de militantes y acuden a manifestaciones o a votar cuando les dejan. Ya digo, todo un montaje para que pensemos que hay conflicto político. 

Lo último en su estrategia de engaño ha sido fingir que ponían en marcha un "proceso de reflexión" para construir una alternativa política al margen de la violencia. Han hecho el paripé de redactar documentos, organizar reuniones y foros de discusión para aparentar que existe una "izquierda abertzale" con conexión social y dispuesta a buscar una salida. 

Menos mal que ni la policía ni los jueces se chupan el dedo. Yo tampoco pico, no soy como esos tontos útiles que protestaron el sábado, ni como esos bobos que desde el extranjero suscriben manifiestos y se ofrecen como mediadores para un proceso de paz. Que no, terroristas, que no nos la pegáis. Que no hay problema político, sólo delincuencia común, todo es ETA, ETA y ETA. Esto lo resolvemos con el código penal, aunque tardemos otros cuarenta años. O cuatrocientos si hace falta.