Trabajar cansa

¿Uribe? ¿Quién es ése?

"Estamos pendientes de las tensiones entre Venezuela y Colombia, pero no es algo que tenga que ver con Estados Unidos" -Philip Crowley, portavoz del Departamento de Estado- 

           

Confío en que el enfrentamiento entre Colombia y Venezuela no vaya a más, pero me parece preocupante. No es algo nuevo, pues hace ya años que se acumulan agravios y acusaciones. Dos no se pelean si uno no quiere, pero aquí hay uno que parece tener ganas de bronca. Ya saben a quién me refiero, ¿no? 

Me refiero a ese país tan problemático, que lleva mucho tiempo creando problemas a quienes comparten frontera con él, y que ha provocado ya varios incidentes diplomáticos en la región. Saben de quién hablo, ¿verdad? 

Un país donde la democracia está amenazada seriamente, donde ser periodista es una profesión de riesgo, donde la oposición tiene miedo. Un país que está a la cabeza en violaciones de los derechos humanos en el continente. No hace falta que lo nombre, ustedes ya me entienden, ¿verdad? 

Encima tiene un presidente populista y autoritario que busca perpetuarse en el poder, forzando la constitución para una nueva reelección, y que usa la tensión bélica con el vecino para exaltar los sentimientos nacionales y ganar apoyo. Estamos pensando en el mismo presidente, ¿verdad? 

Por si alguien duda, lo aclaro: estoy hablando de Colombia, que está a la cabeza en periodistas, sindicalistas y políticos asesinados en América; se está armando con ayuda norteamericana; ha provocado conflictos fronterizos con Ecuador y Venezuela; y cuyo presidente busca una tercera reelección tras haber modificado ya una vez la constitución... Sin embargo, prueben a hacer un test de actualidad: salgan a la calle y pregunten por Colombia y Venezuela. Si usan los párrafos anteriores, la mayoría dará por hecho que hablamos de Hugo Chávez. De Uribe no conocen ni su nombre.