Trabajar cansa

Algo se mueve (despacio) en Euskadi

"Quiero verles en una manifestación diciendo a ETA que les dejen en paz. Mientras no ocurra, sólo es teatro, tramoya y mentira." -Javier Rojo, presidente del Senado-

               

Tras meses de debate, la izquierda abertzale ha parido un documento: Zutik Euskal Herria. Según quien lo lea podemos estar ante un brindis al sol o ante un momento histórico. Que sea una u otra cosa depende de cómo interpretemos un par de frases, las únicas en varios folios, referidas a las "vías y medios exclusivamente políticos y democráticos", y a un proceso "en ausencia total de violencia" donde "nadie podrá utilizar la fuerza o amenazar con su uso".

Los incondicionales de la derrota policial revisan con lupa el documento y no encuentran lo que buscan: la condena de ETA, con todas sus letras y a ser posible con énfasis, o en mayúsculas. Así que lo mandan a la papelera, y a otra cosa. Por su parte, abertzales y allegados lo celebran como un paso de gigante, sin vuelta atrás.

Pues ni una cosa ni otra. Es cierto que no repudian a ETA, y que buena parte del texto suena a retórica optimista sin los pies en la tierra. Por el contrario, también es cierto que lo importante no es tanto el documento como el proceso que hay detrás, de reuniones y reflexión, acercamiento a otras fuerzas, y mediación internacional. Es decir: ni estamos en el mismo sitio, ni hemos saltado a una nueva dimensión. La cosa se mueve, pero despacio, única forma de llegar a algún sitio sin tropezar.

La desconfianza es grande, y justificada tras los fracasos anteriores. Pero si como parece la izquierda abertzale ha aceptado los principios Mitchell -que posibilitaron la salida en el Ulster-, otros también tendrán que dar algún paso, aunque sea tan pequeño como el de aquéllos. Es el momento de elegir entre la desaparición de ETA o su derrota. No pregunto qué es lo más deseable, sino lo más factible.

Mientras, no avanzaremos un centímetro con la insistencia en una condena rotunda a ETA -que además tampoco bastaría a algunos-. En cualquier caso, se dice que los de Otegi tienen preparada una respuesta "inequívoca" para caso de que ETA atente. Esperemos que no sea necesario, y que no haga falta un nuevo atentado para que se desatasque el proceso.