Trabajar cansa

Eso que llaman conciliación

"Aunque la mayoría ve las guarderías públicas más baratas y mejor equipadas, muchos eligen privadas por la mayor flexibilidad horaria." -Encuesta sobre guarderías de la OCU- 

             

Desde hoy mi hermana lleva a su hijo a la guardería, pues debe reincorporarse al trabajo tras estirar todo lo posible el permiso de maternidad y las vacaciones. El niño aún tiene meses, y lo dejará antes de las ocho para llegar a tiempo a su oficina. 

No se queja, porque los hay en peor situación. En mi calle, por ejemplo, hay una guardería. A diario veo, a las siete de la mañana -aún de noche- a padres llevando bebés dormidos, envueltos en mantas. Los dejan, y tal vez no podrán recogerlos hasta la tarde. Sus hermanos mayores entrarán en el colegio a las ocho y demorarán la salida hasta las seis de la tarde con actividades extraescolares. 

Cada vez que oigo hablar de Estado de Bienestar o de gasto social me acuerdo de esos niños que pasan hasta diez horas en el colegio, o que entran de madrugada en la guardería. Reflejan bien la situación de muchas familias: vivienda cara (que exige dos sueldos completos), precariedad laboral (horarios y turnos incompatibles con la vida familiar), mala planificación urbanística (largos desplazamientos de casa al trabajo) y falta de ayudas y recursos sociales. Como no tengas abuelos que se hagan cargo, esto es lo que hay. Niños que apenas ven a sus padres de lunes a viernes, y padres pidiendo más días de clase y menos festivos, pues no saben qué hacer con ellos cuando no hay colegio. 

Cuando hablamos de gasto social pensamos en pensiones y sanidad, y se nos olvidan otras necesidades. Si en muchas cosas estamos lejos de la Europa más avanzada, en ésta seguimos a años luz de países donde los padres tienen muchas más ayudas y facilidades para cuidar a sus hijos durante más tiempo. Tampoco ayuda el ambiente empresarial, que no invita precisamente a coger una excedencia o una reducción de jornada. 

Pero es que además la alternativa que se ofrece no es mucho mejor. Desde la izquierda, por ejemplo, se insiste a menudo en la construcción de guarderías públicas, gratuitas para niños de 0 a 3 años- ¿Para que sigan aparcados todo el día, pero más barato? Y lo llaman conciliación.