Trabajar cansa

Para hablar de Sanidad, nada como Madrid

"La mortalidad general en hombres se asocia con la mayor privación económica, con 48% de exceso de muerte en el cuartil con situación más desfavorable." -Atlas de mortalidad y desigualdades socioeconómicas en Madrid-  

                   

En la agenda de la presidencia española de la Unión Europea esta semana toca salud: hoy y mañana hay reunión de ministros europeos de Sanidad. Y con independencia de que salga de ella algo más que declaraciones biensonantes, el tema propuesto para el encuentro debería convertirlo en primer asunto informativo, por encima de volcanes y tribunales: se hablará de "los determinantes sociales y económicos de la salud", de cara a "la disminución de desigualdades sanitarias".

Y con ese tema, pocos sitios mejores para reunirse que Madrid. Hace poco conocimos el Atlas de mortalidad y desigualdades socioeconómicas, un estudio que confirma lo que todos sabemos: la salud va por barrios, y los más pobres enferman más y peor, viven menos años y con peor calidad de vida, de forma que el nivel social, la diferencia de renta entre distritos o localidades, influyen decisivamente en la salud. Dime dónde vives y te diré de qué puedes morirte.

Pero además Madrid es una buena sede porque permitirá a los ministros alguna excursión inolvidable. Como buenos anfitriones, los españoles suelen incluir en las reuniones alguna actividad paralela para que los asistentes se lleven un buen recuerdo. Propongo que a los ministros de Sanidad no los lleven al Prado, sino que les den un paseo por la sanidad madrileña, por los centros de salud y hospitales donde el gobierno de Aguirre está aplicando su modelo sanitario.

Por supuesto, para que la visita sea todo lo emocionante que cabe, no deberían ir acompañados por los responsables regionales, ni por los directivos de las empresas que se están beneficiando de la privatización del sistema de Salud. Deben ser los usuarios quienes acompañen a los ministros, y así les cuenten lo que viven a diario, el deterioro cada vez más mayor de los servicios sanitarios.

Si completan la visita, tal vez algunos ministros acaben uniéndose a las manifestaciones que contra la privatización sanitaria hay convocadas esta tarde en Madrid, Valencia y Barcelona. Están invitados.