Trabajar cansa

¿Quién necesita alternativa si hay alternancia?

"El mensaje de discrepancia es más fruto del discurso político que de la realidad de los hechos. En lo fundamental hay acuerdo." -José Luis Rodríguez Zapatero, presidente del Gobierno-

 

Si los británicos estaban hartos de bipartidismo, hoy podrán ampliar la quiniela hasta el tripartidismo. El ascenso de los liberales, ante unos laboristas en caída y unos tories que tampoco entusiasman, hace más entretenidas las elecciones. Pero más allá de la simpatía y el color de las corbatas de los candidatos, ¿qué alternativa representa cada uno respecto a los otros aspirantes?

En los programas hay diferencias, algunas muy importantes. Pero en los grandes asuntos no hay tanta discrepancia, más bien son variaciones de un mismo tema, y gane quien gane no habrá cambios drásticos en materia económica ni en las alianzas exteriores, la postura europea o la participación en Afganistán. Clegg es el que ha marcado más diferencias en su discurso, de ahí su ascenso; pero a la hora de la verdad nadie espera grandes cambios de su parte.

Es lo que tienen los sistemas parlamentarios cuando alcanzan eso que llaman madurez: la alternativa se convierte en alternancia, y los grandes asuntos permanecen blindados ante cualquier cambio de gobernante.

Ayer también España demostró a los mercados que ya somos un país adulto, de fiar. Los dos grandes partidos, que parecen siempre a punto de llegar a las manos, cuando toca ponerse serios en materia económica se sientan y llegan a acuerdos, o votan juntos en el Congreso, como ocurre más a menudo de lo que nos parece. Que con las cosas de comer no se juega.

Otro país que quiere presumir de madurez es Colombia. Frente a tanta chiquillería política como abunda en el continente, el país acude a las urnas sin mucho riesgo de ruptura con la política de Uribe. Alternancia antes que alternativa de nuevo. Así, junto al uribista Santos, el otro candidato con posibilidades, Antanas Mockus, repite una y otra vez que piensa "profundizar la política de seguridad democrática de Uribe", mantener las bases estadounidenses, y continuar su política con las Farc.

Ya sé que hay votantes que esperan algo más que elegir un buen gestor. A ver si maduran ellos también, que parecen niños.