Trabajar cansa

De crisis, en Latinoamérica saben un rato

"En los últimos 25 años hubo 30 crisis financieras en América Latina. Gracias a esa amarga experiencia los gobiernos se han preparado mejor." -Luis Alberto Moreno, presidente del Banco Interamericano de Desarrollo-

 

Estuve hace poco en Argentina, y cuando alguien me preguntaba por la situación de España, y yo pronunciaba la palabra "crisis", notaba cómo mis interlocutores se sonreían como diciendo para sus adentros: "Ay, crisis, vosotros no sabéis lo que es una crisis." Y es que, para crisis, la que tuvo Argentina hace diez años y cuyos efectos aún sufre; o cualquiera de las que en el último medio siglo ha vivido un continente que parecía condenado a la convulsión permanente.

Ya que se reúnen los gobiernos europeos y latinoamericanos en Madrid, podían aprovechar la cumbre para intercambiar experiencias. Seguramente podríamos aprender unas cuantas cosas de ellos, que de crisis saben un rato, y de planes de ajuste ni les cuento.

Por ejemplo, nuestros ministros deberían preguntarles a sus homólogos americanos si les suena de algo ese FMI del que tanto oímos hablar últimamente. Porque este organismo económico, hoy rehabilitado y hasta reforzado en sus funciones, ya ejerció de cirujano de hierro en toda Latinoamérica, imponiendo duros ajustes de corte neoliberal en los años ochenta y noventa que dejaron tiritando a los ciudadanos.

Los planes de recortes sociales para Grecia, o los que vemos venir en España y otros países, recuerdan mucho a las "recetas" que los gobiernos americanos tuvieron que aplicar entonces, atrapados en el cepo asfixiante de la deuda. Es el mismo FMI cuyos "expertos" están de visita estos días en España, para vigilar si hacemos los deberes. Ayer, por ejemplo, se reunieron con los grupos parlamentarios para recomendarles la necesidad de reformas, empezando por supuesto por la del mercado laboral.

A cambio, nosotros también podemos ofrecerles algunas informaciones útiles a los países latinoamericanos. Ahora que, en el marco de UNASUR, los países del sur quieren avanzar en la integración continental al estilo europeo, y hasta se plantean crear una moneda única, pueden aprender de los errores de Europa con este euro que hoy muchos lamentan.