Ten cuidado con lo que deseas para los controladores

“Los españoles, hartos de abusos, saben que cuentan con la firmeza del Gobierno, y el Gobierno cuenta con el respaldo de la ciudadanía para actuar con firmeza.” -Joan Mesquida, secretario de Estado de Turismo-

.

Vayan por delante los gritos de rigor, para evitar confusiones: los controladores aéreos son unos privilegiados, unos aprovechados, unos cobardes que se fingen enfermos en vez de ir a la huelga, y no sólo debería sustituirlos el ejército: ya que salen del cuartel, que los pasen por las armas (aunque sea simulado). Hala, ya les queda claro que no simpatizo con ellos. Ahora vienen las dudas.

Aunque son asalariados, poco tienen que ver con el resto. Tampoco su acción sindical, partiendo de que tienen convenio propio, y que se agrupan en uno de esos sindicatos corporativos que mira por encima del hombro a los sindicatos de clase. A partir de ahí, me inquieta lo que leo y oigo estos días, y advierto: cuidado con lo que deseamos para los controladores aéreos, no sea que un día nos lo apliquen a nosotros.

De entrada son unos privilegiados, cierto, aunque ya menos, pues el gobierno les modificó las condiciones laborales vía decreto hace unos meses: una forma expeditiva de resolver un problema laboral, y que aplaudimos por ser los demonizados controladores, pero que no me deja tranquilo. Además, el discurso de los “privilegiados” se oye mucho últimamente. Son privilegiados los controladores y los pilotos, vale, pero también se ha dicho de los funcionarios (por ser fijos) o los del Metro (por ganar 2.000 euros, ya ven).

Más bien parece que el privilegio ya no está en las condiciones laborales, sino en la capacidad de hacer huelga, dentro del discurso antisindical dominante. Y ahí está otro estribillo habitual: la crítica a los trabajadores con capacidad de paralizar sectores sensibles, a los que habría que atar en corto y quitarles poder. Argumento peligroso, pues valdría para otros colectivos, y pone música a quienes buscan recortar el derecho de huelga. Que sí, que ya sé que los controladores no están haciendo huelga, pero si la hicieran ¿no diríamos lo mismo?

Lo mismo pienso de las propuestas de recurrir al ejército o hacer cambios legislativos para combatir el absentismo. Hoy es por los controladores, pero mañana podría ser por nosotros.