Trabajar cansa

Algo mejor que un parque temático minero

"El carbón se va a salvar, y lo va a salvar Zapatero. El sector sólo tiene a Zapatero como aliado, y tiene la suerte de que es el presidente del Gobierno." Oscar López, Secretario General del PSOE de Castilla y León-

.

Cuando creíamos que España era ya un país requetemoderno y superecologista, lleno de molinos y paneles solares, y a un paso de ver coches eléctricos por las calles, un puñado de mineros sale del pozo como si lo hicieran de la máquina del tiempo, y nos recuerdan que ahí están, que siguen bajando a la mina para arrancar ese carbón que creíamos ya cosa del pasado.

Aunque a golpe de reconversión cada vez quedan menos, todavía son 9.000, y muchos más los empleos dependientes en comarcas donde la minería ha sido siempre monocultivo. Son muchas familias, pero normalmente no sabemos de ellos, pues los mineros sólo son visibles cuando hay que rescatarlos, cuando mueren, o cuando cortan carreteras y se ponen en huelga de hambre.

El carbón nunca ha tenido muy buena prensa. Es sucio y contaminante, además de caro en comparación con otras fuentes de energía. Así que, ¿quién necesita todo ese carbón que se sigue extrayendo? ¿Las eléctricas, que obtienen de él un 10% de la energía producida? No lo parece, ya que el peso del carbón se reduce año tras año, y las térmicas prefieren importarlo barato de otros países. ¿Lo necesita el país por motivos económicos y estratégicos? Tal vez, pero lo cierto es que entre reconversiones y subvenciones la tonelada de carbón sale por un pico, y las directrices europeas imponen su abandono.

¿Entonces? ¿Quién necesita que las minas sigan abiertas? Pues los mineros, evidentemente. También los empresarios del sector, claro, que por eso toman como rehenes a los trabajadores dejándolos sin cobrar, para que hagan ruido y presionen al gobierno. Pero en primer lugar los mineros, sus familias y las comarcas con pozos, que pese a las promesas y planes de desarrollo siguen dependiendo de la mina.

Todos saben que la minería del carbón tiene los días contados, pero intentan que esos días sean algunos más. Se decidió acabar con las ayudas este año, se prorrogó a 2014, y ahora se pretende aplazar a 2020. A ver si de aquí a entonces se nos ocurre algo mejor que hacer parques temáticos mineros, que eso no da para que trabajen tantos. Ánimo.