Trabajar cansa

Los bancos, por alegrías

"Probablemente vamos a comprar cosas en España. Claro que hay oportunidades, y algo haremos." -Francisco González, presidente del BBVA-

.

Pasaba yo junto a la sede de uno de los grandes bancos españoles y oí jaleo de música, palmas y taconeo saliendo de su interior. Me asomé a la ventana esperando encontrarme otra acción de protesta del grupo FLO6x8 (pueden ver sus geniales flashmob flamencas en youtube). Pero qué va, no eran ellos. Para mi sorpresa se trataba del mismísimo consejo de administración de la entidad celebrando por alegrías el buen momento que vive la gran banca en España.

No es para menos. Por un lado, la crisis no parece ir con ellos, y siguen ganando dinero de forma asombrosa: el año pasado el BBVA tuvo 4.606 millones de euros en beneficios, un 9,4% más que el año anterior. El Santander, por su parte, ganó 8.181 millones de euros, un 8,5% menos que en 2009, una bajada que no significa que haya perdido dinero, sino que ha ganado mucho, muchísimo, pero no tantísimo como los años anteriores.

Por si no fueran motivos bastantes para montar un tablao flamenco en el consejo de administración, el plan de liquidación de las cajas de ahorro, que las convertirá en bancos, las hará desaparecer o las venderá al mejor postor, abre un futuro esplendoroso a la gran banca: tanto por la desaparición de competidores (esas molestas cajas que les hacían sombras beneficiándose de su buena imagen por la obra social y la cercanía al ciudadano), como por la posibilidad de comprar a buen precio alguna caja.

Los banqueros han saludado positivamente la reforma de las cajas, y el del BBVA ha admitido que está pensando salir de compras, pues quiere aumentar su cuota de mercado del 10% actual al 15%. Pues está de suerte, porque el sector está de rebajas, y puedes llevarte un pellizco de mercado a precio de saldo. Es verdad que hay mucha mercancía dudosa, pero ya se ocupará el Estado de sanear las cajas en peor estado para que los compradores estén tranquilos con lo que se llevan.

Los peces gordos saben que se ha levantado la veda de peces chicos. Las cajas concentran la mitad del mercado financiero, y aunque haya manzanas podridas, el pastel es muy grande y alguien se lo tendrá que comer. Buen provecho, y que no decaiga la fiesta. Olé.