Trabajar cansa

Guardaremos de recuerdo la cartilla de ahorros

"El proceso de recapitalización y reestructuración de entidades financieras puede ofrecer oportunidades a los inversores." -‘Dónde meter el dinero en España’, informe de Barclays Capital-

.

Digo yo que, ya que van a liquidar el sistema de cajas de ahorro, ya que van a sanear las cajas con dinero público para luego venderlas a bancos e inversores privados, podían por lo menos disimular un poco, hacerlo con discreción, aunque sólo sea por consideración a quienes hemos pasado años actualizando la cartilla y llevamos el bolígrafo y el llavero de nuestra caja de toda la vida. Que también tenemos sentimientos, oigan, un respeto.

Pero nada, lo van a hacer sin vergüenza alguna. El martes un directivo del Banco de España viajará a la City londinense y se reunirá con representantes de bancos de inversión y gestoras de fondos para contarles las "oportunidades de negocio" que se abren con la reforma. Y la semana siguiente será la patronal de las cajas quien haga una ‘road show’ por las principales plazas asiáticas para seducir inversores.

Tampoco los banqueros españoles son capaces de morderse la lengua por más tiempo. Primero fue BBVA el que reconoció que saldría de compras para aprovechar las rebajas, y posteriormente Santander y Popular han dicho que algo habrá que hacer, qué remedio.

Eso sí. Como ninguno de los mencionados es bobo ni tira su dinero, ya imaginarán que no van a comprar a tontas ni a locas. Si el gobierno te dice que saneará con dinero público lo que no se venda de salida, para luego sacarlo de nuevo al mercado, para qué vas a comprar a lo loco, te esperas a que te dejen la mercancía limpia y con la puesta a punto hecha, y así la compras con garantía. Lo mejor es que al final puede darse el caso de bancos extranjeros que, tras haber sido saneados con dinero público, compren cajas de ahorro igualmente saneadas con dinero público.

Y nosotros, que somos unos sentimentales, guardaremos de recuerdo el llavero y la cartilla, y esperaremos a que los nuevos propietarios (entre los que puede haber bancos, fondos de alto riesgo, hedge funds y especuladores de todo tipo) nos digan qué opinan de mantener la obra social, la financiación de proyectos de interés general o el crédito a las pequeñas empresas. Y si van a seguir regalando llaveros, claro.