Trabajar cansa

Cuando la sanidad catalana veas pelar

"Los recortes son necesarios y tienen sentido para preservar el sistema sanitario público, la Visa no da para más." -Boi Ruiz, conseller de Salud de la Generalitat-

.

Ya pueden cuidarse bien los catalanes este año, abrigarse cuando haga frío y dejarlo para otro año si pensaban operarse de cualquier dolencia que no sea mortal. Ya pueden esforzarse por estar un 10% más sanos, para así aguantar el recorte del mismo porcentaje que el nuevo gobierno de CiU ha impuesto en la sanidad pública nada más llegar.

Los responsables de los hospitales echan cuentas y no les salen, no hay manera de recortar los porcentajes exigidos (entre el 8% y el 16% según centros) sin que se vea afectada la prestación sanitaria, de ahí que la comunidad médica y los ciudadanos hayan empezado las movilizaciones ante un tijeretazo que reducirá personal, cerrará camas y quirófanos, y rebajará el gasto en pruebas y tratamientos.

Además, el recorte en sanidad es el más escandaloso, pues hasta ahora era una parcela intocable, pero no será el único: el gobierno de Mas ha decidido aplicar ese 10% a todo el presupuesto, por lo que se verán afectados todos los servicios públicos, educación incluida.

Con su decisión, la generalitat se anticipó a las recomendaciones del FMI, que esta semana lanzó su aviso al gasto autonómico: "Las comunidades autónomas son clave, y en el futuro serán necesarias más acciones en ellas", amenazó el responsable de la división fiscal del Fondo, que vinculó la supervivencia de España a mayores ajustes, incluidas las comunidades.

Y bien, ¿por qué lo ha hecho Cataluña y no las demás? ¿Qué ha pasado allí que no haya pasado en Andalucía, en Madrid o en Cantabria? Exacto: elecciones. Los catalanes fueron a las urnas, y apenas se habían cerrado éstas ya tenían la tijera del 10% sobre sus cabezas. CiU no llevaba en su programa el cierre de camas hospitalarias, pero nada más llegar aseguró que era inevitable.

¿Qué creen que va a pasar en el resto de comunidades, una vez pasen las elecciones? ¿Seguirán el mismo camino de Cataluña, afirmar que la situación económica es peor de lo reconocido y anunciar severos recortes? ¿Y los ayuntamientos en sus competencias? Prepárense, porque tras el 22 de mayo brillarán las tijeras.