Trabajar cansa

¿Será 'Mariano El Breve'?

 

No sé si es una forma de consuelo anticipado para quitarnos el amargor por la victoria de la derecha, o si es fruto del vértigo en que vivimos, pero estos días oigo a muchos pitonisos que, no es que vean a Rajoy como presidente antes de celebrarse las elecciones, sino que lo ven ya como ex presidente. "Rajoy no durará una legislatura", dice uno; "Le doy un año como mucho", subraya otro; "Se lo van a comer", pronostica aquél; "Nos lo vamos a comer", remata el más peleón.

La velocidad de los acontecimientos en esta Europa convulsa es tal que en pocos días pasamos de proclamar a Rajoy presidente por anticipado e investir ministros sin haber abierto todavía las urnas; a darlo por amortizado, liquidado y, sin haber tomado posesión, colocarle ya el título de ‘Mariano El Breve’.

Como nadie, ni el propio Rajoy, se cree que el 21-N aflojará la prima de riesgo, mejorarán las previsiones económicas y comenzará la creación de empleo sólo con la confianza mágica que asegura garantizar dentro y fuera de España, le espera por delante un horizonte turbulento, del que tal vez no salga vivo. Y en tal caso sólo podrá elegir su muerte política: si le matan los mercados, o le mata la calle.

Es decir: si aplica a rajatabla el programa económico que ya han impuesto a Grecia, Portugal o Italia, con recortes y reformas drásticas que seguramente encenderían la calle y le arrastrarían cuesta abajo en aceptación popular; o si no se atreve a hacer "todo lo que hay que hacer", y entonces se lo comen los mercados por los pies, le levantan un par de peldaños más la prima de riesgo y le dan el tiro de gracia. Puestos a ser tremendistas, esta semana había quien dudaba que fuésemos a llegar vivos al domingo, pues tenemos la soga en el cuello.

Ante ese panorama, hay quien hasta se hace ilusiones, en el PSOE, de un pronto regreso al Gobierno, lo que calentará la lucha por el liderazgo en el partido tras la derrota del domingo. Pura ingenuidad, claro, porque si tras el hundimiento de Zapatero también se nos desmorona Rajoy, aquí ya no hay alternancia posible, y vamos a otra cosa.