Trabajar cansa

Ser madre no es para tanto

 

Si creían que el modelo ‘superwoman’ era lo más de lo más, esa mujer que con una mano trabaja y con la otra cuida a los niños y lleva la casa, ya está disponible la última generación de mujeres todoterreno: la ‘robocop’, la madre de acero que sale del paritorio y se hace cargo de todo un traspaso de poderes de un país en crisis.

Nada de desarreglo hormonal; nada de llevar al niño colgado del pecho como esas madres sin civilizar que a estas alturas del siglo se empeñan en criar a sus hijos y piden ampliar la exigua baja de maternidad; nada de cansancio ni noches sin dormir. No hay dolor.

Por ahora sólo ha salido de fábrica un ejemplar de madre ‘robocop’: Soraya Sáenz de Santamaría. Pero ya verán lo que tardan los empresarios en pedir unidades del nuevo modelo, que les ahorra en las entrevistas de trabajo la engorrosa pregunta sobre si la aspirante planea tener hijos. En adelante será otra: "En caso de tener hijos, ¿será como Sáenz de Santamaría, o una de esas debiluchas que necesitan meses para recuperarse?".

Que sí, que ya sé que es un derecho, no una obligación, y ella ha decidido libremente. Tampoco entro en cómo entiende cada una su maternidad, ni si el tren del poder pasa de largo o debería volver otro día a recogerte. Y ya sé que el niño no está tirado en la calle, está atendido (aunque a cualquiera con hijos se le haga raro pensar en un bebé tanto tiempo separado de la madre). Pero como los políticos insisten en dar ejemplo, renunciando a parte del sueldo, al coche oficial o trabajando sin pausa para ejemplarizar el obligado esfuerzo colectivo, cabe preguntarse qué mensaje está lanzando a las trabajadoras, y sobre todo a los empresarios.

Porque lo de "es un derecho, no una obligación" y "las madres deciden libremente" es música para los oídos de algunos. Y no digamos su capacidad de recuperación y reincorporación: si recién parida una es capaz de hacerse cargo nada menos que de una mudanza de Estado, de qué se van a quejar una administrativa, una dependienta o una ejecutiva cuando pidan su baja. "Anda ya, que no es para tanto, mira Soraya…"