Cava de Llano, juez y parte

¿Se imaginan ustedes al rey escribiendo una carta al director de ABC manifestándole su completa adhesión a la ideología del periódico? ¿O a la presidenta del Tribunal Constitucional en la misma sección de El País con loas a la línea editorial de ese rotativo y a la opción política que representa? Uno, en su extrema ingenuidad, pensaba que ciertas instituciones del Estado tienen que ser necesariamente neutrales. No deberían manifestar su ideología ni sus preferencias en el terreno político, puesto que no representan ni pueden representar a ningún partido, ni secta, ni facción singular. Sin embargo, el martes de la semana pasada pudimos leer en la sección de “Cartas al director” de El Mundo una misiva de María Luisa Cava de Llano y Carrió, actualmente Defensora del Pueblo, en la que manifestaba con el mayor desparpajo su “pleno acuerdo” con un discurso que Pedro J. Ramírez con ocasión del XV aniversario de la edición catalana de ese diario.

Olvidando sorprendentemente su cargo y las obligaciones inherentes, la señora Cava de Llano realizaba una apasionada alabanza del ideario de El Mundo y aseguraba que se había visto obligada a presentar dos recursos contra leyes emanadas del Parlament de Catalunya “en defensa del bilingüismo” (o sea, en contra del catalán) y “en defensa de los derechos fundamentales de todos” (o sea, de todos los que se reconocen en los editoriales de El Mundo).

Muy mal tienen que ir las cosas para que esta señora, ex diputada del PP y militante conservadora, se tenga que retratar de esa manera. ¿Qué será lo próximo, doña Letizia enviando un sms a “El gato al agua”?