El ejemplo británico

Ustedes verán, pero a mí que un periódico que se publica desde 1843, por muy sensacionalista y deleznable que sea, se haga el harakiri como es el caso de News of the World, me parece sobrenatural y alucinante visto desde estas latitudes. Supongo que este tipo de cosas sólo pueden pasar en países como Gran Bretaña. ¿Se imaginan ustedes que la misma praxis se pusiera de moda en España? Violentar la deontología más básica es algo que algunos medios practican como desayuno diario. Si El Mundo tuviera que dejar de publicarse tras el enésimo intento fallido de intentar relacionar a ETA con la autoría de los atentados del 11-M o si Telemadrid, tras cada burda manipulación, se viera obligada a fundirse en negro durante tres días de luto audiovisual, este país sería un poco más británico, es decir, un poco más civilizado.

Todo esto, por cierto, ha dejado de ser ya una materia de controversia entre periodistas. La manipulación en Canal 9, por ejemplo (en poder del PP desde 1995), ya ha merecido una sesuda tesis doctoral. La presentó Yolanda Verdú en 2008 en la Universitat de València y lleva por título Sesgo y encuadre en las noticias de televisión. Mecanismos de manipulación partidista a propósito del urbanismo y del agua en los informativos de Canal 9. Las conclusiones del estudio (http://comunidad.terra.es/forums/thread/10414648.aspx) son taxativas: el medio en cuestión actúa como una agencia de noticias del PP.

No digo que se suiciden, pero, ¿podrían ser todos estos señores un poco menos asesinos de la objetividad más humilde?