La trama mediática

Gracias por nada

Seguramente por deformación profesional, de entre todo lo que dijo Mariano Rajoy en el Congreso de Valencia, la frase que más me llamó la atención fue esta: "Gracias también a los medios de comunicación. Gracias, y muchas felicidades porque no tengo ni la más mínima duda de que habrán disfrutado mucho a lo largo de los últimos tiempos". De acuerdo con el estereotipo gallego, habría que responderle que, hombre, unos han disfrutado más y otros, menos y que, en cualquier caso, su 78 por ciento de respaldo (leído a la inversa, la contestación del 22 por ciento) es garantía de abundante diversión para el futuro.

Incluso La Razón, que en el editorial de ayer se postraba de hinojos para afirmar que "El buen resultado obtenido en el congreso legitima su estrategia para volver a La Moncloa", tiene espacio para disidentes armados de verbo grueso, como Gabriel Albiac. El filósofo acomodaticio copiaba a uno de sus pagadores -Jiménez Losantos- la comparación del líder reelegido con Stalin. Después de recordar que, como Rajoy, el tirano soviético pasaba por tonto antes hacerse con el poder, el texto concluía con este regalo para Don Mariano: "Pero un lelo con instinto homicida es siempre un político más eficaz que un hombre sensato. Y, en política, inteligencia equivale a condena a muerte".

Pletórico, el superviviente de Valencia contestó a todos los que respiran por la herida de la derrota del extremismo en el congreso: "Estamos en otro momento de la historia y Aznar no está en política". Lo ayer dijo en el programa de Carlos Herrera en Onda Cero, dato que es en sí una demostración del cambio que proclama. Rajoy -a la fuerza ahorcan- ha cambiado de emisora de cabecera para las primicias. Ni él ni quienes le arropan volverán a ser entrevistados semanalmente en Cope, a cuyos oyentes les aguarda una sobredosis de charlas con Jaime Mayor Oreja, Regina Otaola, Aleix Vidal Quadras, Santiago Abascal, Esperanza Aguirre y demás contestatarios del marianismo.

El Mundo frena

¿Y en El Mundo? Ya saben que ahí las reglas son diferentes. Por de pronto, Pedro J. Ramírez dejó caer ayer en un chat a su mayor gloria que se organizó en la versión digital del periódico que dirige que "España necesita una alternativa al mal gobierno de Zapatero y en algunos asuntos clave como el modelo territorial y la coherencia en la política económica el programa del PP es más acertado que el del PSOE. Si Rajoy sigue defendiendo esas ideas le apoyaremos aunque no genere entusiasmo. Para bien y para mal, la política no puede ser siempre un concurso de belleza". Aunque durante todo el encuentro virtual con los lectores el riojano no dejó de dar brea al por él bautizado como "Ricardo II de Pontevedra", quienes conocen sus bandazos apuntan que El Mundo está acometiendo de nuevo la ciaboga. Al fin y al cabo, sólo han pasado tres meses desde que, tras el primer cara a cara electoral, el periódico editorializara que "Rajoy se confirmó ayer como alternativa de Gobierno en el vibrante debate que sostuvo con Zapatero ante las cámaras de televisión".